El presidente estadounidense tuvo que quedarse en la Casa Blanca en vez de viajar a su residencia privada en Florida, y como todas las navidades, respondió por teléfono a los niños, rompiéndole el corazón a uno.

Esta Navidad, el presidente estadounidense Donald Trump tuvo que quedarse en la Casa Blanca en vez de viajar a su residencia privada de Mar-a-Lago (Florida) debido al cierre parcial del Gobierno de EE.UU., iniciado el pasado viernes a medianoche.

El 24 de diciembre, el mandatario publicó una serie de tuits en su cuenta oficial, muchos de los cuales estaban dedicados al cierre del Gobierno y a los demócratas.

«Estoy completamente solo (pobre de mí) en la Casa Blanca esperando que los demócratas regresen y hagan un acuerdo sobre la seguridad fronteriza que necesitamos desesperadamente», escribió el mandatario en una de sus publicaciones.

«En algún momento, los demócratas que no quieren llegar a un acuerdo le costarán a nuestro país más dinero que el muro fronterizo del que todos estamos hablando. ¡Es una locura!», concluía el mensaje.