21 julio, 2024

Biden dijo qué «Rusia esta perdiendo la guerra en Irak»

En un nuevo desliz verbal, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el miércoles que el presidente ruso, Vladimir Putin, estaba «perdiendo la guerra en Irak» cuando en realidad quiso decir Ucrania.

Por Ale Pombo

En un nuevo desliz verbal, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el miércoles que el presidente ruso, Vladimir Putin, estaba «perdiendo la guerra en Irak» cuando en realidad quiso decir Ucrania.

Hablando brevemente con los periodistas antes de partir de la Casa Blanca en un viaje a Chicago, se le preguntó a Biden si Putin se había debilitado por el breve levantamiento liderado por un jefe mercenario ruso cuyas fuerzas habían estado luchando contra Ucrania.

«Es difícil decirlo realmente. Pero claramente está perdiendo la guerra en Irak. Está perdiendo la guerra en casa y se ha convertido en un paria en todo el mundo. Y no es solo la OTAN, no es solo la Unión Europea. Es Japón, son 40 naciones», dijo.

Fue el segundo desliz en 24 horas, ya que el martes por la noche, Biden se corrigió a sí mismo en un evento de recaudación de fondos de campaña, refiriéndose a China cuando se refería a India, cuyo primer ministro, Narendra Modi, visitó la Casa Blanca hace una semana.

«Probablemente visite a mi nuevo mejor amigo, el primer ministro de un pequeño país que ahora es el más grande del mundo, China, quiero decir, discúlpenme, India. India no está buscando una alianza permanente, pero está buscando algún tipo de protección», aseveró.

Los errores no son inusuales para el presidente, quien tiene 80 años, mientras las encuestas de opinión pública muestran que la mayoría de los estadounidenses están preocupados por la edad del mandatario.

Alrededor del 73 por ciento de los consultados en una encuesta de Reuters/Ipsos del 21 al 24 de abril dijeron que consideraban que Biden era demasiado viejo para trabajar en el gobierno. Una mayoría, el 63 por ciento de los demócratas estuvo de acuerdo con esa declaración.

Por su parte, el médico de Biden lo declaró sano y «apto para el trabajo» en febrero pasado, después de un examen físico.