12 abril, 2024

Villa Mercedes: Tomar un remis ahora cuesta un 30% mas

Es el tercer aumento que realiza el rubro en el año. La bajada de bandera pasó a costar $60 y el valor para recorrer un kilómetro es de $120.

Por Gabriel Rodriguez

Es el tercer aumento que realiza el rubro en el año. La bajada de bandera pasó a costar $60 y el valor para recorrer un kilómetro es de $120.

Por el crecimiento constante de la inflación, los remiseros aumentaron sus tarifas en un 30% a partir de este mes. Anteriormente lo habían hecho dos veces al año, pero este ya es el tercer incremento que realizan en lo que va del 2022. Sin embargo, aseguran que no logran cubrir sus gastos y no descartan otra suba.

Sergio Núñez, secretario de la Asociación de Propietarios de Remises de Villa Mercedes y dueño de una agencia, comentó que en lo que va del año, con esta última modificación la suba alcanzó un 65%.

“El aumento de las cosas nos está pasando por arriba y la verdad es que no podemos ir a la par de eso, porque los clientes dejarían de utilizar nuestro servicio y es entendible, porque es algo que no podrían pagar”, sostuvo.

Además, indicó que cada vez se les dificulta más comprar una cubierta nueva y hacer un arreglo. “Ya directamente ni pensamos en cambiar los autos, porque es una barbaridad lo que cuestan, y optamos por gomas y repuestos usados en buen estado. Estamos trabajando para subsistir y llegar con lo justo a fin de mes; es decir, comemos y vemos si nos queda algo para arreglar los vehículos”, detalló.

La bajada de bandera quedó en $60 y aumenta $5 cada cuarenta metros; recorrer un kilómetro ahora cuesta $120. “Si bien no estamos regulados por un organismo, después el resto se va acoplando por el boca en boca de la gente. Siempre vamos a la par y si hay diferencia con otras agencias, es mínima”, dijo.

En su caso en particular, la firma no sufrió una merma de clientes y a pesar de los precios, los vecinos siguen eligiendo viajar en sus remises. “Gracias a Dios tenemos cada vez más trabajo, pero andamos más y la ganancia es la misma, no hacemos ni un poquito de diferencia”, añadió.

Por otro lado, recordó que durante los picos de la pandemia solo trabajaron un 10%, lo que los llevó a agotar sus reservas y ahorros. “Recién van ocho meses y todavía no podemos recuperarnos. Había veces en las que los choferes se iban a sus casas con $300 por día y no les alcanzaba ni para comer”, afirmó.

Luis Martínez, propietario de otra empresa, manifestó que el caudal de personas que toma sus móviles descendió aproximadamente en un 60% en los últimos meses, debido a que la gente elige otros medios de transporte o directamente camina.

“Eso no es todo: se viene un nuevo aumento del gas y hace unos días tuvimos el de la nafta, así que estamos cada vez peor, porque a la gente no le alcanza y busca otros medios más económicos para salir y moverse en la ciudad”, contó.

Núñez agregó que evalúan sus gastos permanentemente y por eso no descartan otro aumento antes de fin de año. “A lo mejor el mes que viene ya tenemos que mover la tarifa, porque el combustible sigue subiendo, así que no sabemos con exactitud qué va a pasar. Antes nos regíamos por el índice del Indec, pero ahora ya no alcanzamos a la inflación”, dijo.