Por Gabriel Rodriguez

Sus abogados pidieron la nulidad del proceso porque «no le dieron la oportunidad de defenderse».

A poco más de un año y medio de ser procesado y enviado a prisión preventivamente, F.D.V.M. empezó a ser juzgado, en la Cámara Penal 2 de Villa Mercedes, por los delitos que podrían valerle varios años más tras las rejas: los abusos de nada menos que las dos hijas de su propio hijo. Los ultrajes, de acuerdo a la denuncia y los relatos que las niñas dieron en Cámara Gesell, tenían lugar cuando las pequeñas se quedaban en la casa de su abuelo.

El hombre de 62 años llegó al juicio oral acusado de los delitos de «Abuso sexual simple agravado por el vínculo» y «Abuso sexual gravemente ultrajante reiterado agravado por el vínculo en concurso real», precisaron los voceros del Poder Judicial.

El debate comenzó con la lectura que el secretario de Cámara, Héctor Lazari, hizo de la requisitoria fiscal. En el escrito, firmado por la fiscal de primera instancia Daniela Torres, la funcionaria resaltaba que los relatos de las víctimas fueron creíbles, verosímiles, ciertos y acordes al contexto. “Estamos frente a damnificadas sometidas desde muy corta edad, seriamente afectadas y comprometidas en sus integridades físicas y sexuales”, sostuvo en la acusación.

La madre de las víctimas denunció a su suegro en mayo de 2020. Fue preso en febrero de 2021.
A su turno, los defensores María Florencia Court y Vicente Cuesta plantearon, como cuestión preliminar al debate, la nulidad del proceso. Tal solicitud se debe a que, según Cuesta, su cliente nunca fue notificado, por ejemplo, de las audiencias de Cámara Gesell que realizaron en la instancia de Instrucción y, por lo tanto, no tuvo oportunidad de ejercer una debida defensa en su momento, si no estaba al tanto de lo que sucedía. El letrado dijo que se vio vulnerado el derecho de defensa y que era su obligación como abogado «marcar ese error».

Luego el fiscal de Cámara, Ernesto Lutens, les pidió a los jueces que rechazaran el planteo hecho por Court y Cuesta, y explicó que «la notificación efectuada al defensor oficial fue suficiente, y garantizó el derecho de defensa y del debido proceso».

El tribunal, compuesto por los camaristas María Silvia del Castillo de Insúa, Daniela Estrada y Aníbal Astudillo, informó que pasará a un cuarto intermedio y que hoy a la mañana comunicará si hará lugar o no a lo requerido por los abogados de F.D.V.M.

El hombre fue denunciado el 12 de mayo de 2020 por la madre de las víctimas. La mujer expuso que su suegro aprovechaba cuando sus dos nietas dormían para abusarlas. En el caso de la más chica, pudo saber que solo ocurrió una sola vez, mientras que en el caso de la mayor supo que sucedió en reiteradas oportunidades.