Esa «invasión de los necios» con que el semiólogo, filósofo y escritor italiano Umberto Eco cuestionaba el valor de redes sociales como Facebook tomó cuerpo hoy en Twitter tras su muerte, donde por estas horas es tendencia y su nombre se encuentra entre los siete tópicos de los que más se está hablando del momento.

Si bien no supera el hashtag del #PersonalFest que esta tarde noche se realizará en Buenos Aires, su nombre es trending topic, uno delos temas más recurrentes en Twitter, un fenómeno que Eco definía «por una parte positivo» puesto que «hay quien llega a sostener que Auschwitz no habría sido posible con Internet, porque la noticia se habría difundido viralmente. Pero por otra parte da derecho de palabra a legiones de idiotas”.

«Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas», había advertido al diario La Stampa el autor de «El nombre de la rosa».

«Hoy no salir en televisión es un signo de elegancia», se lee en un tuit que ironiza asimismo críticas a la TV como las recogidas por el peródico español ABC, donde aseveraba que «la televisión ha promovido al tonto del pueblo, con respecto al cual el espectador se siente superior» y que «el drama de Internet es que ha promocionado al tonto del pueblo al nivel de portador de la verdad».

«Guillermo de Baskerville descansará en el panteón de los detectives inmortales», tuiteaba otro usuario en memoria de la novela «El nombre de la rosa», bestseller traducida a cerca demedio centenar de idiomas que llegó al cine protagonizado por Sean Connery.

«El día que me muera, lo único que espero, es que recuerden que mi nombre se escribe sin ‘H'» reivindica otra usuaria al doctor honoris causa de 38 univerdades alrededro del mundo y miembro del Foro de sabios de la Unesco que en sus últimos años alternó su quehacer académico literario con colaboraciones en distintos medios, conferencias y coloquios.

Esto se entrecruza con memorias y perfiles publicados en los principales diarios del mundo -como el estadounidense The New Torker, el británico The Guardian, o los españoles El mundo y El país- o agencias noticiosas como Europa Press, donde rescataron pensamientos como «Los libros son esa clase de instrumentos que, una vez inventados, no pudieron ser mejorados, simplemente porque son buenos. Como el martillo, el cuchillo, la cuchara o la tijera».

Eco falleció anoche a las 84 años en su casa de Milán y su muerte fue dada a conocer por sus familiares a través del diario Iitaliano La Repubblica.

Telam