Un comerciante de 62 años, padre de un concejal del partido bonaerense de Tres de Febrero, fue secuestrado a plena luz del día, a la salida de una parrilla de la localidad de Villa Bosch, por una banda que en 70 minutos consiguió cobrar un rescate de 50.000 pesos y lo liberó en Caseros, informaron hoy fuentes policiales.

Achilli

El caso tuvo como víctima a Roberto Silvio Achilli (62) quien ya había sido secuestrado el año pasado, y el pagador fue su hijo, Diego Roberto Achilli (37), ingeniero y actual edil por el Frente Renovador en Tres de Febrero y quien el año pasado fue candidato a intendente por ese partido.

El hecho se inició a las 14.30 de ayer cuando Achilli salió de una parrilla, se subió a su camioneta Audi Q5 y cuando circulaba por la calle Campo de Mayo entre Pablo Poggio y Francisco Lagorio de la mencionada localidad de noroeste del conurbano.

Desde que salió de la parrila, Achilli comenzó a ser seguido por un Peugeot 208 plateado y con vidrios polarizados que en ese sitio se le puso delante y frenó para cortarle el paso.

Dos delincuentes se bajaron armados, amenazaron a Achilli, lo obligaron a bajar de su camioneta importada, lo subieron al Peugeot y se lo llevaron cautivo.

El secuestro fue concretado a plena luz del día y a los delincuentes no les importó hacerlo delante de casi una decena de testigos, según confiaron los voceros.

Al menos dos de esos vecinos hicieron llamados a la línea de emergencias 911 para denunciar lo ocurrido a la Policía y contar que la camioneta Audi Q5 de la víctima había quedado abandonada en el medio de la calle Campo de Mayo que es doble mano.

A raíz de esos llamados al 911, los primeros en intervenir fueron efectivos de la comisaría 9na. de Tres de Febrero, con asiento en Villa Bosch, quienes preservaron la camioneta para el trabajo pericial y comenzaron a tomar más testimonios.

Algunos testigos dijeron que por más que los que bajaron fueron dos, los delincuentes en total eran entre tres y cuatro, que al comerciante lo subieron a un auto Peugeot y que escaparon en dirección a la avenida Márquez.

La Policía comenzó a trabajar con dos hipótesis: la de un robo con privación ilegal de la libertad o la de un secuestro extorsivo, por lo que también se puso a trabajar en el caso la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Martín.

Los secuestradores usaron el celular de la propia víctima y se comunicaron con su hijo, el concejal, a quien le solicitaron inicialmente un rescate de 200.000 pesos.

Un jefe policial contó a Télam que en una de las comunicaciones telefónicas Achilli le dijo a su hijo “estoy con el mismo tema de la otra vez”, en referencia a otro secuestro extorsivo del que también fue víctima en mayo del año pasado y por el que su familia pagó 70.000 pesos de rescate.

Esta vez, el monto se acordó en 50.000 pesos y el pago se hizo en el cruce de avenida San Martín y Ángel Pini de la vecina localidad de Caseros, también en Tres de Febrero.

El concejal Achilli entregó el dinero y los secuestradores se llevaron, además de la bolsa con la plata, su teléfono celular «smartphone».

Todo el secuestro duró 70 minutos, ya que a las 15.40, el comerciante de 62 años se reencontró con su hijo a cinco cuadras de donde se había pagado el rescate.

Achilli, a quien también le robaron el celular, contó luego que durante el tiempo que estuvo cautivo, los secuestradores le colocaron una gorra con visera y lo pasearon en el Peugeot 208 por El Palomar y Morón.

Ese auto de los secuestradores luego apareció abandonado dentro de la villa Carlos Gardel y se determinó que tenía pedido de secuestro desde el domingo cuando lo robaron en El Palomar.

El caso es investigado por el fiscal federal de Tres de Febrero, Paul Starc, y hasta esta tarde no había ningún sospechoso identificado ni detenido.

«Estamos convencidos de que éste fue otro típico secuestro exprés al voleo. Lo eligieron por el auto. Les gustó la Audi Q5 y se lo llevaron secuestrado. No sabían que era el padre de un concejal», dijo a Télam uno de los jefes policiales que trabaja el caso.

El fiscal Starc y los detectives de la DDI de San Martín intentaban determinar si a esta misma banda se le puede atribuir alguno de los otros secuestros extorsivos que hubo en los últimos meses en la zona.

De acuerdo a las últimas estadísticas difundidas por la Procuración General de la Nación a partir del trabajo de las fiscalías federales en los últimos meses se registra un promedio de 13 secuestros extorsivos por mes y de ellos, el 73 por ciento ocurrieron en la provincia de Buenos Aires.