23 junio, 2024

Se realizó la bicicleteada «Uniendo a los dos Cristos»

El vicegobernador, Carlos Ponce, encabezó la iniciativa junto a un grupo de ciclistas, que recorrieron 170 kilómetros para unir las localidades de Villa de la Quebrada con Renca.

El vicegobernador, Carlos Ponce, encabezó la iniciativa junto a un grupo de ciclistas, que recorrieron 170 kilómetros para unir las localidades de Villa de la Quebrada con Renca.

«Fue un día fantástico, todo salió muy bien, sin ningún incidente», dijo el vicegobernador al finalizar la gesta en Renca, donde entregó los dos cristos al obispo de San Luis Pedro Martínez.

El grupo partió pasadas las 7 de la mañana desde Villa de la Quebrada, donde recibieron la bendición de los párrocos locales. Desde allí pasaron por la periferia de la ciudad de La Punta, para llegar hasta el Monumento de Las Chacras, donde se realizó la primera parada.

El vicegobernador y su grupo partieron a las 7 de la mañana desde Villa de la Quebrada

Luego de una buena hidratación, la caravana continuó hacia Los Puquios, haciendo un gran esfuerzo por la ruta 20, con pendientes que retan a cualquier ciclista. Enmarcados por el Río Quinto, el viaje siguió hasta la localidad de Saladillo, donde el grupo descansó una segunda vez. Allí fueron recibidos por el intendente y un grupo de vecinos con un abundante desayuno para recargar energías.

 

La localidad de La Toma fue una de las paradas del grupo

El próximo destino fue La Toma, donde para sorpresa de los integrantes de la bicicleteada, además del agua y la fruta que se esperaba, el intendente los recibió con un lechón. Ponce agradeció la hospitalidad y con el objetivo en mente, continuó con su grupo llevando los dos Cristos por la ruta 148, hasta alcanzar Naschel. Muchas personas se habían congregado para ver pasar a los ciclistas, en tanto que allí confluyeron los integrantes de la Caravana de la Fe, proveniente de Villa Mercedes.

Fue entonces, que más de 50 ciclistas continuaron hacia Tilisarao, el anteúltimo escalón de un esfuerzo físico enorme. La emoción inundó finalmente a Renca cuando el grupo entró por las pequeñas calles de la localidad con el aplauso cálido de vecinos y turistas, que habían colmado el 1 de mayo.

Ponce, entregó los dos Cristos y saludó a todos por el Día de Trabajador, agradeciendo con mucho énfasis el esfuerzo de la gente que lo acompañó.