El estado de salud de una beba de 3 meses que ingresó el lunes por la tarde sin signos vitales al Hospital de San Luis, y que pudo ser reanimada, se agravó en las últimas horas, por lo que justicia investiga la responsabilidad de los familiares, en especial de su padre que es policía y fue separado de la fuerza, informaron fuentes judiciales.

Todo se inició cuando la beba ingresó sin signos vitales y tuvo que ser reanimada por los médicos del hospital local, que luego descubrieron que presentaba “lesiones cerebrales y en las retinas, compatibles con el maltrato infantil”, por lo que radicaron la denuncia.

La causa tramita en el Juzgado Penal 2, a cargo de Ariel Parrillis, quien explicó a la prensa que la niña llegó al hospital con su padre el lunes a las cinco de la tarde, y que presentaba un paro cardiorespiratorio, aunque luego pudo ser estabilizada.

Poco después, los médicos le practicaron un fondo de ojos y una tomografía computada, donde surgieron las lesiones y anomalías internas.

Fuentes médicas afirmaron hoy que la pequeña presentaba lesiones cerebrales y en las retinas, compatibles con el síndrome de «bebé sacudido», que es un tipo de maltrato infantil, y que tuvo que ser reanimada durante 20 minutos, por lo que quedó en estado “crítico” y aun lucha por su vida “en la terapia pediátrica”.

Entre las hipótesis que se investigan, entre ellas la violencia intrafamiliar, no se descarta que las lesiones puedan estar ligadas a “una enfermedad asociada o de una patología preexistente”, agregaron las fuentes.

Por este motivo, el juez solicitó estudios para descartar o confirmar esa presunción y un informe detallado del cuadro clínico, que fue encomendado a un «equipo de médicos forenses y pediatras” para tener un diagnóstico completo.

Por estas horas, en las que la pequeña “se encuentra en estado sumamente crítico” según la evaluación médica, Parrillis se encuentra avocado a determinar con quiénes vivía la nena, quiénes la cuidaban, dónde viven, en qué condiciones y cómo fue auxiliada”, tarea que deberán realizar los efectivos de la Comisaría 2da. y del Departamento Homicidios.

Ayer, el Jefe de la Policía de la Provincia de San Luis, Comisario General José Darío Neira, dispuso el inicio de sumario administrativo al padre de la paciente, un oficial de Policía provincial, que fue pasado a disponibilidad y se le retuvo su arma reglamentaria, a fin de habilitar la investigación por su presunta responsabilidad en el hecho.