21 mayo, 2024

Proponen protocolo ante episodios de violencia en los boliches

«Noche Segura» define las acciones a tomar por parte de los locales bailables y un registro de agresores. La concejala Agustina Gatto es la autora del proyecto de ordenanza.

Por Gabriel Rodriguez

«Noche Segura» define las acciones a tomar por parte de los locales bailables y un registro de agresores. La concejala Agustina Gatto es la autora del proyecto de ordenanza.

Este jueves tomará estado legislativo en el Concejo Deliberante de San Luis un proyecto de ordenanza que propone la implementación de un Protocolo de Seguridad, Acción y Prevención Obligatorio llamado «Noche Segura» para locales bailables y pubs de la ciudad. La autora de la iniciativa es la concejala del Frente Justicialista de Todos, Agustina Gatto, quien marcó que contaron con los aportes de empresarios del sector alcanzado.

«La idea es que ante una situación de disturbio, tengan un plan de acción que se pueda realizar en todos los lugares de la misma manera y que implique seguridad tanto para el que asiste, como también para los propietarios, para que tengan resguardo ante estas situaciones», explicó la edil.

«Nosotros no podemos legislar fuera del ámbito del local bailable en la vía pública, porque compete a la Policía y obviamente tenemos las limitaciones establecidas en la Constitución vinculadas a que no podés retener a otra persona ni demorar si no sos personal policial. Dentro de ese marco generamos un proyecto que establece cómo actuar ante diferentes situaciones», aclaró la legisladora.

Gatto detalló que en la ordenanza se define disturbio y las distintos tipos de confrontaciones que pueden ocurrir dentro de un local bailable: ya sea entre dos personas, entre dos grupos o entre un grupo contra una sola persona, como ocurrió con el resonante caso de Fernando Báez Sosa, joven que fue asesinado en Villa Gesell a manos de una patota de rugbiers en 2020.

«En el caso de que vos tengas un disturbio entre una persona y un grupo lo que dispone el protocolo es que el individuo se quede dentro del establecimiento, que no se lo saque, que es lo que se suele hacer, y sí que sea sacada del lugar la banda que realizó el altercado», enumeró como una de las acciones a seguir.

«Una de las cuestiones centrales es que el personal de seguridad además debe dar aviso inmediato a la Policía comunicando la cantidad de intervinientes en la situación para que puedan asistir con personal suficiente para contener», apuntó.

«Y en el caso de que se peleen dos bandas, la idea es que sean sacados del lugar por dos puertas diferentes y que no tengan la posibilidad de encontrarse en la vía pública, porque suele suceder que el altercado sigue afuera», agregó.

Otro de los puntos importantes del proyecto es la generación de un registro de las personas que hayan incurrido en hechos de violencia, a los que se les aplicará el derecho de admisión y no podrán acceder ni al boliche donde ocurrió el disturbio ni a otros de la ciudad por una o varias jornadas. Además, en el caso de la reincidencia, se puede extender el plazo de exclusión hasta seis meses.

Barajan que el registro podría funcionar con una app al alcance de los locales bailables. «Los dueños de los boliches nos manifestaron que necesitan de un sistema donde puedan estar comunicados y que en caso de que un grupo genere disturbios, se les va a prohibir el ingreso por una cierta cantidad de fechas», dijo Gatto.

La concejala marcó que tuvieron reuniones con los dueños de locales bailables, donde estos apuntaron que una aplicación con esas características también los ayudaría a identificar DNI truchos que usan los adolescentes para entrar a los boliches, otro problema del sector.

Por último, consultada sobre si el protocolo se extiende a situaciones donde mujeres sufran una agresión sexual, Gatto dijo que dada la gravedad del tema, se está pensando en una ordenanza específica.

El proyecto «Noche Segura» será analizado por la comisión de Seguridad del Concejo y también podría tratarse en la Comisión de Legislación e Interpretación.

Los boliches, a favor

El presidente de la Cámara de Bares, Boliches y Locales Nocturnos de San Luis, Diego Astudillo, destacó como positiva la iniciativa propuesta por el oficialismo municipal. «Todo lo que signifique sumar prevención es bienvenido. Todos los dueños de los locales de actividad nocturna lo último que quieren es tener un problema. Es un local de esparcimiento, no es ni de boxeo ni donde se practiquen artes marciales. Lo que menos queremos es que pase un hecho de violencia», apuntó Astudillo.

Afirmó que la Federación Argentina de Discotecas promueve la creación de un registro nacional de personas problemáticas para no permitir el ingreso de violentos en ningún punto del país. «Es para que empecemos a eliminar a los violentos, que son muy pocos, porque en un local de 500 personas promedio como los hay en Argentina son dos o tres los que arruinan el esparcimiento», justificó.

Astudillo recordó que en San Luis la seguridad en los locales nocturnos está tercerizada por una ordenanza municipal, que establece que las empresas que brindan el servicio estén registradas ante la Comuna, la AFIP y que realicen capacitaciones periódicas.

«Todo lo que sea aumentar la seguridad más que nada a la salida es beneficioso, ya que largan a la calle juntas unas 3 mil personas», detalló el empresario, quien aseguró que los hechos de violencia son escasos en la capital. «Roces hay, obviamente, pero está todo controlado. De todas maneras siempre es mejor prevenir que curar», concluyó.

El último hecho de violencia que tomó relevancia pública en la ciudad de San Luis fue el asesinato de Matías Auderut, a la salida del bar Say No More, ubicado sobre avenida Illia. El joven fue brutalmente golpeado por Fabián Pino y Federico Zamudio el 30 de diciembre de 2018 y falleció cinco días después.