20 febrero, 2024

Piden 15 años de prisión efectiva para los apropiadores del nieto recuperado 120

Los abogados querellantes en el juicio oral y público que investiga la apropiación y la supresión de la identidad del nieto recuperado 120, conocido como «causa Góngora», pidieron 15 años de prisión para la apropiadora, Cecilia Góngora, y la médica obstetra Elsa Nasatsky.

Los abogados querellantes en el juicio oral y público que investiga la apropiación y la supresión de la identidad del nieto recuperado 120, conocido como «causa Góngora», pidieron 15 años de prisión para la apropiadora, Cecilia Góngora, y la médica obstetra Elsa Nasatsky.

caso-gongora
Estela de Carlotto junto a José Luis Maulín Pratto.

Así lo solicitaron esta mañana ante el Tribunal Oral Federal de Santa Fe en el marco de una nueva audiencia en este proceso, que se desarrolla en la capital provincial por la apropiación en 1977 de José Maulín Pratto, hijo recién nacido de una pareja de perseguidos políticos que sobrevivieron a la última dictadura.

Allí, los abogados Lucila Puyol y Guillermo Munné solicitaron 15 años de prisión efectiva para Góngora y Nasatsky, condena que consideraron significaría «una importante contribución a los procesos de Memoria Verdad y Justicia».

«Estamos cerca de que haya una importante contribución a los procesos de Memoria, Verdad y Justicia, de quiebre de todo tipo de impunidad, en otro de los crímenes sistemáticamente practicados por la última dictadura cívico militar y que ha tenido de víctimas nada menos que a bebés», resaltó Munné en diálogo con Télam.

Además, señaló que, en el alegato que pronunciaron hoy, pusieron el acento en el carácter de «crimen de lesa humanidad que se juzga en este caso» y en el hecho de que se trata de «un delito continuo que duró hasta el año 2009, cuando pudo saber de quién era hijo, pero que se prolonga hasta el día de hoy con su nombre, que debe ser urgentemente modificado».

«Tanto la apropiadora Góngora como la médica que fraguó los instrumentos públicos, fraudulentos, son responsables de este crimen de lesa humanidad», dijo Munné, quien precisó que pidieron «el máximo de la pena, y que la sanción sea de carácter efectivo, por todo el daño que ocasionaron a esa familia».

En el expediente conocido con el nombre de «causa Góngora», se investiga el secuestro y la apropiación ilegal de José Maulín Pratto, nacido en 1977 en una maternidad en ese momento bajo control de represores e inscripto con la identidad falsa de José Segretín tras la adulteración de su acta de nacimiento.

La apropiadora Cecilia Góngora fue imputada junto con la médica obstetra Elsa Nasatsky y el ex jefe de Inteligencia de la Brigada Aérea de Reconquista, Danilo Sambuelli, pero este último murió en el 2014 tras ser condenado a 21 años de prisión en otro juicio por delitos de lesa humanidad.

José es hijo de Rubén Maulín y Luisa Pratto, una pareja que sobrevivió al terrorismo de Estado pero cuya familia fue diezmada por el grupo de tareas que comandaba Sambuelli y operaba en la III Brigada Aérea de Reconquista.

En su momento, el fiscal general Martín Suárez Faisal pidió 10 años de prisión para las dos acusadas, en tanto ahora restan los alegatos de la defensa, a cargo del bogado Roberto Busser, y, finalmente, la sentencia del Tribunal Oral Federal.