13 junio, 2024

Miles de fieles acompañaron al Cristo de la Quebrada en su recorrido por las calles

Si bien todos los años el Cristo de la Quebrada sale de su hogar para recorrer las calles de Villa de la Quebrada, esta vez también fue especial por el solo hecho de que se pudo realizar y otra vez en presencia de público, tras los recuerdos de una mala experiencia con la pandemia.

Por Gabriel Rodriguez

Miles de católicos participaron de la tradicional procesión. Pidieron por trabajo y salud. El obispo Gabriel Barba ofició la misa.

Si bien todos los años el Cristo de la Quebrada sale de su hogar para recorrer las calles de Villa de la Quebrada, esta vez también fue especial por el solo hecho de que se pudo realizar y otra vez en presencia de público, tras los recuerdos de una mala experiencia con la pandemia.

Según los datos que dio el Ministerio de Seguridad, más de 187 mil personas habían ingresado a Villa de la Quebrada en estos días.

Los fieles acompañaron en la fiesta religiosa con su presencia, sus cantos devotos y pedidos por el bien común en la característica vuelta que llega hasta la autopista 25 de Mayo hasta su regreso a la capilla frente a la plaza central. Durante el trayecto, miles de personas saludaron al Santo Cristo, ya sea con pañuelos blancos, aplausos o una mirada profunda de devoción.

En tiempos de tecnología, las filmaciones de los teléfonos celulares retrataron ese momento, que sirvió para reflejar en las redes sociales la manifestación de fe cristiana.

En cada cuadra también se hicieron distintos pedidos al Cristo. Entre ellas, la protección de las familias y la sanación de los enfermos.

La celebración contó con la presencia de la presidenta provisional del Senado, María Angélica Torrontegui; la intendenta de Villa de la Quebrada, Rosa Calderón, la candidata a vicegobernadora, Eugenia Catalfamo; los ministros de Hacienda Pública, Eloy Horcajo, y el de Salud, Cristian Niño, entre otros funcionarios del gabinete provincial.

El obispo de San Luis, Gabriel Barba, celebró la misa en la puerta de la parroquia del Santo Cristo de la Quebrada, que comenzó a las 15:19, con la imagen del santo patrono por delante. En su homilía destacó: “Algo tan pequeño como la imagen de este Cristo, aparecida en un árbol que lo cobijó hasta que llegó un hacha de don Tomás y lo descubrió y liberó… hoy esta imagen tan pequeña representa tanto”.

También señaló que “celebrar estas fiestas patronales nos tiene que llevar a mirar nuestra vida desde la luz del Cristo crucificado. Desde este Señor tan pequeñito, pero que viene a cambiar nuestra vida, porque Cristo siempre va a transformar la muerte en vida”.

En otro pasaje, dijo: “El mundo de hoy nos va imponiendo distintos criterios y distintos valores que no son tales. ¿Qué nos dice Jesús en la cruz que ni ropa tiene? Venir hoy aquí a la Villa y estar frente a nuestro Cristo y Señor, que sea desde lo más profundo de nuestro corazón. Como personas, individuos y como pueblo digamos: ‘¡Aquí estamos!’”.

Monseñor Barba pidió: “Queremos también que Dios escriba una historia distinta en nosotros y que transforme nuestras muertes y nuestras sombras en signos de vida y esperanza”.

Y para terminar, dijo: “Como pueblo de San Luis y como feligreses que venimos de tantos lados tan distintos nos ponemos frente al Cristo de la Quebrada y dejemos en Él todas nuestras intenciones, necesidades y dolores, y pidamos que Él sea entonces aquel árbol donde nos apoyamos; que saque permanentemente brotes nuevos porque confiamos en Él. Porque sabemos que nunca nos va a abandonar, porque nos ama aún cuando nos equivocamos. Pero en la cruz, con su vida, nos levanta”.