Por Alejo Pombo

Dos personas murieron y al menos 18 sufrieron heridas de diversa gravedad tras producirse hoy una fuerte explosión en un edificio que se encontraba en refacciones en el barrio madrileño de Salamanca.

Las dos víctimas fatales, de 21 y 27 años, son dos operarios, cuyo paradero se desconocía inicialmente tras el estruendo.

Sus cadáveres fueron encontrados horas más tarde. Ambos trabajaban en el tercer piso del edificio en el momento del suceso.

Asimismo, una de las atendidas es la mujer de uno de los operarios, que debió ser tratada por los psicólogos de los servicios de emergencias por una fuerte crisis de ansiedad, según se informó a la prensa.

Para extremar los cuidados y atender de manera rápida a los heridos, los servicios de Emergencias instalaron un hospital de campaña en donde se asistió a los que sufrieron lesiones leves.

Además, cuatro personas fueron derivadas a centros de salud cercanos por la gravedad de sus casos, entre ellos un mayor que se tiró de un segundo piso.

«Hay una persona que también está siendo objeto de traslado porque como consecuencia de la explosión ha sido lanzado a un patio anexo del edificio y se le acaba de localizar. Se está haciendo la valoración por parte del Samur de su estado de salud», explicó el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, desde el lugar.

Aunque vecinos advirtieron el olor fuerte a gas minutos antes de que se produzca la explosión y no se sabía este viernes con exactitud cuál fue el motivo que la ocasionó.

«No sabemos si hay víctimas mortales ni el origen de la explosión. Los bomberos están realizando labores de apeo para comprobar los daños en las estructuras. Estamos buscando a varias personas», precisó.
Una de las hipótesis que manejan las autoridades es la posibilidad de que el hecho se haya generado por la explosión de una caldera ubicada en el último piso del edificio que tiene cuatro plantas en total.
El inmueble que estaba en reparación, sufrió graves daños y viviendas cercanas también, mientras que los edificios aledaños fueron evacuados ante alguna posibilidad de derrumbe y los vecinos recién podrán regresar a sus hogares cuando el lugar esté en optimas condiciones.
La Policía realizó un perímetro en los alrededores de la explosión para controlar y asegurar la zona.