La localidad de La Toma, ubicada a 80 kilómetros de la Ciudad de San Luis, cumple hoy 110 años de existencia.

Los vecinos festejaron un nuevo aniversario con actos oficiales y religiosos, además de actividades culturales y la apertura de una feria con productos regionales.

Walter Maurino, el director de Cultura del Municipio, informó: “A las 8 se izó la Bandera en plaza San Martín, media hora más tarde hubo una misa en la iglesia Santo Domingo de Guzmán y a las 10 fue el acto central de nuevo en la plaza”.

Además, A las 19 comenzó la apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante.

Pero los festejos no quedaron solo acá, ya que se extienden al día sábado, con una feria de artesanos locales. “Están todos invitados a las celebraciones ya que no se cobra entrada en ninguna de las actividades”, aseguró el funcionario, según publicó El Diario de la República.

«Estarán los productores locales, ofreciendo sus artículos. Son más de veinticinco e incluyen dulces caseros, artesanías, indumentaria, bijouterie, alfombras y tejidos, artesanías en telar y madera, cotillón, cuadros aerográficos, decoupage, marroquinería, comidas típicas, pinturas y masas dulces, entre otras propuestas”, detalló Maurino.

A la tarde se presentarán los ballets, cuatro de ellos son folclóricos: “Amanecer de Malambo”; “Reencuentro”; “Reflejo de Tradición” y “Latir de mi Tierra”. También habrá en escena uno de danzas españolas ,“Alhambra”, y uno de árabe, “Shokrán Alá”.

“Luego actuarán los integrantes del taller de guitarra y arribarán desde la ciudad de San Luis Las Bastoneras de Santa Cecilia», concluyó el director de Cultura de la Comuna.

La Ciudad de La Toma tuvo su primer asentamiento en 1850. Hoy queda una huella de aquella época, con el popular sitio llamado «El Castillo», que en verdad fue el casco de la estancia perteneciente a Don Carlos Bett, quien años más tarde fundaría La Toma, derivando su nombre de la necesaria toma de agua instalada por Bett.

El Castillo, con su torreón y ruinas procurándole aquella apariencia de fortaleza del medioevo, es actualmente un valioso símbolo histórico de la ciudad de La Toma, y un prestigioso atractivo turístico de la zona.

En las proximidades se alza también la Estancia El Manantial, la cual remonta sus raíces a fines del año 1855.