4 febrero, 2023

La frutas triplicaron sus valores en un año

Están entre los artículos más afectados por la inflación. En la ciudad, el aumento anual superó el 150%, al que igual que los huevos.

Por Gabriel Rodriguez

Están entre los artículos más afectados por la inflación. En la ciudad, el aumento anual superó el 150%, al que igual que los huevos.

Las frutas configuran uno de los artículos más afectados por las actualizaciones de precios. En la ciudad, se calcula que el aumento anual superó el 150%, al igual que los huevos.

Algunos artículos como el kiwi, las cerezas o las frutillas rondan los $2 mil el kilo, mientras que las más clásicas superan los $400 en promedio. La banana, por ejemplo, pasó de $187,41 en diciembre de 2021 a los actuales $446,90. La manzana fue de $194,71 en diciembre de 2021 a $490,53 en los registros oficiales más recientes.

Como en otros ámbitos, los incrementos generaron cambios de consumo en las familias. De acuerdo a comerciantes de la ciudad, antes la gente llevaba directamente por kilo y se formaban ofertas por cantidad. Ahora llevan dos o tres unidades de cada producto.

El limón es otra de las frutas afectadas. En los montos más actuales, se advierte que el kilo está cercano a los $330. Para diciembre de 2021, oscilaba los $120.

Verduras

No solo suben las frutas. Otros alimentos superan los 300 puntos porcentuales de aumento. En diciembre de 2021, la papa estaba en $45,90 y la cebolla, en $45,88. Para diciembre de 2022 cerraron a $198,44 y $206,17.

Los consumidores apelan a distintas estrategias para abaratar costos. Muchos evitan la compra de los artículos más caros, otros se asocian con familias para comprar por bolsa o en cantidades más grandes en los mayoristas y de esa manera reducir gastos.

En los supermercados pasa prácticamente lo mismo, algunas personas se inclinan por comprar una vez por semana para aprovechar las ofertas y descuentos.

Tanto en las frutas como en las verduras, los referentes del sector sostienen que los precios se manejan por varios factores como la época del año, las condiciones climáticas, la producción y los gastos de transporte, entre otros.

Si se recorren los locales, se pueden ver algunas diferencias de precios y para muchos, caminar es sinónimo de ahorro.

Más allá de ciertas diferencias, la realidad es que los aumentos son un hecho e impactan en la totalidad de los comercios.