24 julio, 2024

Inquilinos de cara al reajuste y el incremento de expensas

Los que intervienen en la operatoria estiman que los nuevos convenios entre las partes se ajustarían un 40 por ciento que, sumado al valor de los gastos, provocan un duro golpe a los locatarios.

Por Alejo Pombo

Tras la entrada en vigencia ayer del índice para actualizar contratos de alquiler creado por la nueva Ley de Alquileres, recrudecieron las críticas del sector inmobiliario que señaló que los inquilinos recibirán un golpe muy duro al tener que afrontar un reajuste del 40% al que se le sumará el 30% de aumento de las expensas.

«Al asalariado con su sueldo desactualizado se le va a hacer muy cuesta arriba hacer frente a estas subas todas de golpe», señaló el secretario de Cucicba (Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires), Hernán Iradi.

El dirigente del sector señaló que esto se da en medio de un escenario de fuerte retracción de la oferta de inmuebles en alquiler que alcanza al 40%. «El resultado es que los alquileres suben mucho porque hay poca oferta, desconfianza y falta de certezas?» consideró el dirigente.

Renovadas críticas Iradi criticó la nueva ley de alquileres al indicar que «produce resultados inversos a los que dice propender ya que no mejora la situación de los inquilinos y empeora la de los propietarios, que terminan retirando sus viviendas del mercado por la imprevisibilidad que trae la nueva normativa».

Con la antigua ley habitualmente el aumento del canon locativo se calculaba entre 11,5 por ciento y un 15% cada seis meses. «Tanto el propietario como el locatario sabían de antemano cuándo y por cuánto se producirían los aumentos, lo que daba previsibilidad a las obligaciones asumidas en el contrato», señaló
Iradi.

El dirigente puso como ejemplo de la distorsión de los valores, que según su visión produjo la entrada en vigencia de la nueva norma, el caso de un departamento de dos ambientes que en 2018 se alquilaba a $10.000 en el primer semestre y que en el segundo subía a $12.000.

«Durante el año 2019 ese mismo departamento pasó a $13.500 y $14.500. Estos ajustes se hacían de manera semestral e implicaban una suba de 15% en cada oportunidad.

Hoy ese mismo inmueble no se consigue por menos de $30.000 porque la incertidumbre hizo que los valores se disparen?», señaló el titular de la entidad que nuclea a los corredores inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires.

Los alquileres se actualizan desde el día de ayer con el índice de contratos que calcula el Banco Central de la República Argentina (BCRA), creado en la nueva Ley de Alquileres, que pondera en partes iguales las variaciones mensuales de los precios al consumidor y de los salarios que difunde el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC).

El Índice para Contratos de Locación (ICL) se encuentra este mes en 41% para un contrato que se haya iniciado en julio del año pasado, cuando comenzó a regir la nueva Ley de Alquileres, de acuerdo con la evolución disponible en la página del BCRA.

La Ley 27.551 modificó el año pasado el Código Civil y Comercial de la Nación y estableció nuevas reglas para los contratos de locación con el objetivo de beneficiar a los inquilinos, al disponer que los contratos de alquiler de vivienda deben durar tres años y se pueden ajustar sólo anualmente, en base a lo que determine el ICL.