El histórico dirigente peronista Osvaldo Mércuri, ahora legislador del Parlasur por el PRO; su esposa, la diputada bonaerense María Elena Torresi, y su hijo, el concejal Gabriel Mércuri, fueron secuestrados en la zona sur del conurbano y liberados tras el pago de un rescate, se informó hoy.

mercuri

El hecho ocurrió la semana pasada, aunque recién trascendió en las últimas horas y sólo se supo que el encargado de negociar por la liberación de las víctimas fue otro de sus hijos.

Mercuri, diputado del Parlasur por Cambiemos (dejó el Partido Justicialista, se pasó al Frente Renovador y luego al macrismo), fue presidente de la Cámara de Diputados bonaerense (1989-1997 y 2001-2005).

En tanto, Torresi es diputada provincial (tiene mandato hasta 2017) y en octubre de 2015 oficializó su pase del Frente Renovador al PRO.

La otra víctima del secuestro fue Gabriel Mércuri, concejal de Lomas de Zamora. Las fuentes dijeron que el rapto duró varias horas, durante en cuyo transcurso los delincuentes «pasearon» a las víctimas por diversas localidades del conurbano bonaerense.

Tras reclamar aparentemente un millonario rescate, finalmente los secuestradores recibieron una suma sustancialmente menor que habría sido entregados por el 50 mil pesos que fueron entregados por uno de los hijos de Mércuri.

Habria sido obligado a movilizarse por distintos sitios hasta que le ordenaron dejar la plata junto a un tacho de residuos cerca del autódromo de Buenos Aires, en Villa Lugano.
Finalmente, los maleantes se hicieron del dinero y liberaron sus víctimas.

Allegados a los Mércuri dijeron a DyN que «están en buen estado de salud». Pradójicamente, días pasados, al grabar en un programa de televisión por cable, Mércuri había comentado que se habían intensificado los secuestros, sobre todo en su zona.

El hecho es investigado por el fiscal federal de Lomas de Zamora Leonel Gómez Barbella, quien ordenó distintas diligencias para intentar localizar a los autores.

La familia Mércuri se sumó a la larga lista de secuestros extorsivos registrados en las últimas semanas en el conurbano bonaerense.

Ayer, el Gobierno negó que exista una ola de casos en el área metropolitana de Buenos Aires, aunque aseguró que hay «una situación muy compleja» para prevenir los hechos.

DyN