El presidente Alberto Fernández asistió esta mañana al velorio de Diego Maradona que se desarrolla en la Casa de Gobierno, acompañado por la primera dama Fabiola Yañez y funcionarios del gabinete nacional.

Cuando llegó frente al ataúd y visiblemente conmovido, el mandatario colocó sobre él una camiseta de Argentinos Juniors y dos pañuelos blancos, símbolo de la lucha de los organismos de derechos humanos, mientras que la primera dama llevó un ramo de rosas rojas.

Fernández -junto a Yañez; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; y el vocero Juan Pablo Biondi; permaneció durante varios minutos en silencio frente al féretro, mientras continuaba el incesante ingreso de personas para darle el último adiós al astro.

El mandatario llegó a las 10.55 en helicóptero desde la residencia de Olivos, acompañado por Yañez; Biondi y Vitobello.

Antes de ingresar a la Casa Rosada, el mandatario se acercó al vallado a saludar y sacarse selfies con grupos de personas que se encontraban apostadas en el lugar.

El Presidente fue recibido por el jefe de Gabinete en el Salón de los Bustos, e inmediatamente se dirigió a saludar a la familia Maradona.

Luego, se dirigieron al hall de entrada donde desde la madrugada se encuentra el féretro de Maradona, en torno al cual se acumulan banderas, camisetas y flores arrojadas por hinchas y admiradores del 10.

Durante las primeras horas del día, la despedida terrenal al astro fue íntima, solo para su entorno familiar y su círculo más cercano, y, a partir de las 6:17, las puertas de la Casa Rosada fueron abiertas para que comenzara a ingresar el público general, que aguardó con una vigilia la llegada de ese momento.

Tras permanecer varios minutos frente al cajón, el mandatario se fundió en un abrazo con la exesposa de Maradona, Claudia Villafañe, y sus hijas Dalma y Gianinna, antes de regresar a su despacho presidencial.

Previamente, varios ministros habían participado durante la mañana de la multitudinaria despedida al astro futbolístico que falleció ayer a los 60 años.

Además de Cafiero, estuvieron los ministros de Salud, Ginés González García; el de Turismo, Matías Lammens; el de Desarrollo Social, Daniel Arroyo y el canciller Felipe Solá, quienes saludaron a Villafañe y a sus hijas.

Durante el ingreso del Presidente a la Casa de Gobierno, por un protocolo de seguridad, se interrumpió el incesante ingreso de manifestantes que desde las 6 de la mañana entran a la Casa Rosada para dar su último adiós al ídolo.

También estuvo presente Andrés Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires.

«Uno todavía no cree que se haya ido. Él se formó en las épocas duras del 76 y siempre fue un símbolo para los argentinos. Es un dolor muy grande para todos y más en estas circunstancias (de pandemia) que todos vivimos», declaróa la prensa antes de cruzar la puerta donde entran los invitados, en Rivadavia y 25 de Mayo.