21 mayo, 2024

Eduardo Allende: «Esta postulación para mí es un inmenso honor»

Que el gobernador Alberto Rodríguez Saá haya pensado en mi nombre para esta postulación, para mí es un inmenso honor”, comentó el fiscal de Estado Eduardo Allende, quien fue postulado por el Ejecutivo provincial para integrar el Superior Tribunal de Justicia.

Por Gabriel Rodriguez

El fiscal de Estado se refirió a su nominación para integrar el Superior Tribunal de Justicia.

Que el gobernador Alberto Rodríguez Saá haya pensado en mi nombre para esta postulación, para mí es un inmenso honor”, comentó el fiscal de Estado Eduardo Allende, quien fue postulado por el Ejecutivo provincial para integrar el Superior Tribunal de Justicia.

Con la publicación de los edictos con sus antecedentes, Allende ahora deberá aguardar un proceso que incluye un período para la presentación de adhesiones e impugnaciones y una audiencia pública ante el Senado provincial.

“Recién ha empezado todo este procedimiento. Pero el solo hecho de la nominación es un enorme orgullo como abogado y puntano”, remarcó.

“Tengo 15 años de profesión y otros 15 años trabajando como fiscal de Estado o en distintos cargos en el ámbito del Poder Ejecutivo. Tengo una visión bastante integral desde esos puntos de vista del derecho y creo que puedo aportar mucho, desde todo ese conocimiento, al Poder Judicial. Es algo realmente para mí muy importante”, apuntó Allende, de 54 años.

La posible asunción de Allende llegaría tras la renuncia de Jorge “Gato” Fernández como miembro del máximo órgano, quien competirá a la Gobernación por un lema del Partido Justicialista. Actualmente el tribunal está integrado por Jorge Levingston (presidente), Carolina Monte Riso y Cecilia Chada. El Poder Judicial llevó en los últimos años reformas de los códigos procesales y de la ley orgánica, con el fin de mejorar el servicio a la ciudadanía.

“San Luis siempre ha estado a la vanguardia en muchísimos temas y esto no escapó al Poder Judicial. A partir de todo esto que se trabajó, uno lo que puede aportar siempre es la mirada que trae alguien que viene de afuera, mirando del otro lado de la ventanilla, litigando como un abogado más”, apuntó.

“Hay un equipo muy valioso en el Poder Judicial, a nivel de los empleados, funcionarios, jueces y tengo mi mejor concepto de los otros miembros del Superior Tribunal. Son personas muy capaces y con muchas ganas de trabajar, así que creo que vamos a constituir un gran equipo de trabajo, con muchas ganas de hacer este sistema más ágil y más eficiente”, agregó en referencia a sus colegas.

De efectivamente renunciar a la Fiscalía de Estado, está previsto por la Constitución provincial un procedimiento de postulación similar al que se hace para la designación de miembros del Superior Tribunal. A su vez, la ley orgánica que rige a la fiscalía establece que, de renunciar, asume el fiscal coadjutor interinamente. Actualmente es Roald Cattaneo.

Dentro de los casos que lideró Allende desde la fiscalía, se destacaron los dos fallos favorables contra la Nación por los fondos de coparticipación. “Uno ve las caras de los funcionarios de mayor rango de la fiscalía, pero hay un excelente equipo de abogados, colaboradores, que hacen posible el día a día de este trabajo”, dijo en primer lugar.

“Esta lucha de las provincias por el federalismo fue un tema que el Gobernador planteó cuando asumió por primera vez en 2004. Iniciamos 19 juicios por coparticipación. Fuimos quienes lideramos este reclamo y después muchas provincias nos siguieron. Esto fue muy importante, y obviamente más allá del triunfo, la experiencia de litigar ante la Corte Suprema fue una enorme experiencia profesional, muy enriquecedora y que la seguirán quienes continúen en la fiscalía”, concluyó.

Antecedentes

De acuerdo al edicto que publicó sus antecedentes, Allende, quien nació en 1968 en Córdoba, cursó sus estudios primarios en la Escuela Normal «Juan Pascual Pringles», secundarios en el Nacional de Buenos Aires y se recibió de abogado en la UBA en 1993.

Desde 1991 a 2001 fue asesor de distintos senadores nacionales de la provincia como Alberto Rodríguez Saá, Pedro Maranguello, Carlos Sergnese y Liliana Negre de Alonso. Desde 2001 en adelante se desempeñó en distintos cargos en el ejecutivo como ministro del Progreso, viceministro de la Legalidad y Relaciones Institucionales y secretario Legal, Técnico y Administrativo.

Su principal trabajo se dio en Fiscalía de Estado, donde se desempeñó como parte del equipo de abogados en 2001 y 2002, y donde asumió el cargo principal en 2004, de 2007 a 2013 y de 2015 a la actualidad.