Por Alejo Pombo

Según las últimas estimaciones en octubre 2021, sólo un 10% de la población tiene cobertura de atención médica privada a través de las empresas de medicina prepaga.

En AMBA, cerca del 36% asegura tener obra social o mutual.

Es decir que, una gran parte de la población recibe atención médica en hospitales o salitas.
En todos los casos, los pacientes suelen estar disconformes por dos motivos fundamentales:

• Mala calidad en el servicio de salud
• Grandes demoras en obtener un turno para una consulta.

En este contexto, surge la idea de crear DIKTIO SALUD: un Marketplace que une la oferta privada de servicios de salud con los pacientes que buscan atención médica de calidad aquí y ahora.

Federico Grimberg, médico y Director General de DIKTIO SALUD afirmó a M24digital que «Gracias a nuestra experiencia y Know-How, dos de nuestros pilares más importantes, pudimos detectar un problema y también construir una solución», y agregó que «esto es nuestro primer diferencial. El problema es que los prestadores, denuncian que sus honorarios son bajos, los pacientes creen que la calidad del servicio percibido no es buena. Y el lado del financiador, no hay dinero que alcance para cubrir los costos de la salud».

El Director de Dictio Salud sostuvo que «se trata de un esquema que paradójicamente donde todos pierden. Por eso, al identificar esto como problema, empezamos a trabajar en una solución. Queremos romper este esquema».

Fundada hace un año originalmente por Federico Grimberg y Carlos Palermo, Diktio Salud ya es una multiplataforma que ofrece muchos beneficios para profesionales y pacientes.
Los pacientes pueden:

• Bajar y utilizar la aplicación de DIKTIO SALUD sin ningún costo.
• Buscar profesionales de la salud por especialidad, por zona y por calificación.
• Seleccionar al que ofrece honorarios acordes con sus expectativas y posibilidades.
• Solicitar un turno presencial o virtual.
• Abonar con tarjeta de crédito a través de la aplicación.
• Tener su historial de atención.
• Comprar los medicamentos con descuento en farmacias.

Los profesionales pueden
• Aumentar su exposición hacia pacientes particulares
• Definir sus propios honorarios.
• Cobrar las prestaciones realizadas en un plazo no mayor a 48 horas.
• Ofrecer videoconsultas médicas.

El propio Federico Grimberg sostiene que «Diktio percibe por todo concepto un 20% de los honorarios cobrados por el profesional de salud. Para los pacientes, el servicio de DIKTIO es sin cargo. NI profesionales de la salud ni pacientes deben abonar gastos fijos por utilizar nuestra plataforma».

El modo de pago de la consulta, es también otro tema a destacar, y Grimberg afirmó que «El paciente carga saldo en la billetera virtual de DIKTIO a través de su tarjeta de crédito».

«Al momento de realizar la consulta (sea presencial o virtual) el paciente tendrá acceso a un código que le aparecerá en su aplicación y que deberá informarle al médico, para que éste pueda debitar sus honorarios de la cuenta del paciente. Si el paciente no brinda este código, el importe por la consulta no puede ser debitada. Esto da seguridad a ambas partes: la consulta se abona sólo si fue realizada», afirmó Federico Grimberg.

«Hay otro diferencial que vemos como muy importante, y es la posibilidad de que en un grupo familiar un adulto pueda distribuir recursos transfiriendo dinero a los miembros de dicho grupo para que cada uno pueda administrar sus propias consultas médicas. Dinero que sólo podrá ser utilizado para servicios ofrecidos en nuestra plataforma. Esto puede ser potencialmente muy útil para familias con jóvenes adultos o en el otro extremo del árbol genealógico para familias con adultos mayores que necesitan acompañamiento en salud», sostuvo el Director General de Dikitio Salud.

En esta etapa DIKTIO SALUD ofrece sus servicios en AMBA y ya se encuentran registrados más de 500 profesionales.

Para el 2022 los directores de este Marketplace tienen planificado expandirse al interior del país.

El sistema de salud necesita nuevas propuestas y DIKTIO SALUD está abriendo una puerta a este cambio.