21 julio, 2024

Demanda de los autotest de COVID en San Luis

Un relevamiento que realizó El Diario de la República en farmacias de la capital, Villa Mercedes y Villa de Merlo arrojó que hay una moderada demanda para los autotest de coronavirus, que llegaron paulatinamente a la provincia la semana pasada.

Por Gabriel Rodriguez

Farmacias de las tres ciudades más grandes de la provincia marcaron que aún tienen stock.

Un relevamiento que realizó El Diario de la República en farmacias de la capital, Villa Mercedes y Villa de Merlo arrojó que hay una moderada demanda para los autotest de coronavirus, que llegaron paulatinamente a la provincia la semana pasada.

Claudia Mirco, farmacéutica a cargo de una de las sucursales de una cadena de farmacias de San Luis capital, marcó que quedaba poco más de un tercio de unidades disponibles de las que había conseguido el negocio, una tanda de 50 kits de la marca Immunobio que llegaron el miércoles pasado. «Nosotros ya tenemos más pedidos, lo que pasa es que no han ingresado a las droguerías todavía, vamos viendo la salida y vamos reponiendo», aseguró.

En una de las sucursales de otra de las farmacias con importante presencia en la capital, ubicada sobre calle Maipú, marcaron que apenas habían vendido una unidad y que las pruebas habían llegado el viernes pasado. «Hay demanda, pero es más lo que preguntan que lo que compran», admitió Yasmín Sosa, encargada de la sucursal. «Creo que va estar tranquilo, no especulamos con que haya más demanda, lo tenemos por el tema del acceso a la gente, de que lo tenga lo más rápido posible», apuntó.

Humberto Albanessi, farmacéutico con un local en Villa de Merlo sobre la calle Presbítero Becerra, detalló que le llegaron ocho pruebas a su farmacia, de las cuales vendió dos: una a una persona que estaba de paso por la provincia y otra que volvía a ver a su familia y que provenía del exterior.

«Para mí es una herramienta más y muy importante, porque la realidad es que si la gente no puede ir a testearse a los centros por algún motivo, puede acudir a esto. Además para las empresas que tienen gente trabajando, ante la duda de alguno, se puede hacer un test rápido y en 15 minutos saber si esa persona está en condiciones de ir a trabajar o no. En cambio de la otra manera, depende de los tiempos del Estado», argumentó a favor de la alternativa habilitada en el país hace poco.

Un panorama similar marcaron desde una farmacia de Villa Mercedes, ubicada en calle San Martín, donde aún contaban con stock y apenas habían vendido una unidad. Fabián Bautista, propietario del negocio y presidente de la Cámara de Propietarios de Farmacias de Villa Mercedes, destacó el carácter de herramienta adicional de los autotest ante, según él, el buen servicio de testeos otorgado por el Ministerio de Salud de la Provincia.

«Es una herramienta que le sirve a un turista o a alguien que necesita un resultado de urgencia, porque tiene sintomatología, por ejemplo, un patrón de un negocio, pero me parece que es una demanda que está muy bien cubierta con los centros de testeo de la provincia», apuntó.

«San Luis es realmente un ejemplo en cuanto a cómo deben hacerse las cosas, en cuanto a la facilidad que hay para atenderse en el centro de testeo. Y no nos olvidemos que acá todavía se siguen haciendo pruebas de PCR, que es una técnica cara, pero sumamente sensible, cuando en otras provincias como Buenos Aires, los centros de testeo solamente te hacen de antígenos», ponderó Bautista.

Farmacias anotadas

Más de 80 farmacias de la provincia se inscribieron a fines de enero para ser proveedoras de autotest de coronavirus en San Luis. El gobierno nacional aprobó la venta de seis kits, cinco de fabricación extranjera y una nacional, ante la solicitud del sector privado de sumar herramientas de autocuidado en pandemia. Los primeros que llegaron a la provincia fueron los Immunobio, del laboratorio chino Jayor. El Ministerio de Salud de la Nación advirtió que sus resultados son «orientativos» mientras que la cartera provincial remarcó que no reemplaza la estrategia de testeo llevada adelante por el Gobierno. El precio acordado es de 1.650 pesos y quien lo use deberá informar sus datos personales a la farmacia donde lo compre y comunicar el resultado obtenido en la página autotest.farmacia.org. La llegada de los autotest coincide, al menos en la provincia, con un descenso sostenido de casos (Ver «COVID-19: murieron tres…»), lo que explica quizá otra de las razones de su baja demanda.