El gremio de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) confirmó que continuarán con las asambleas de choferes, una medida que implica detener la salida de los colectivos en la cabecera de Transpuntano.

Las reuniones se realizan de manera aleatoria todos los días y tuvieron su debut la semana pasada (la aplicaron el jueves y el viernes en las horas pico de la mañana y la tarde, respectivamente).

El gremio protesta por el despido de un chofer de Transpuntano, acusado por la empresa de haber utilizado una tarjeta estudiantil y cobrar el pasaje en efectivo a los usuarios que se quedaban sin crédito.

«Decidimos continuar con esta metodología, que persistirá hasta el lunes próximo, cuando realicemos un paro total por tiempo indeterminado”, aseguró el secretario adjunto de la institución, Adrián Lucero Gauna. Ayer, la medida fue de 7 a 8:30. El horario elegido depende si los gremialistas pueden reunir a todos los trabajadores.

El presidente de la compañía que brinda el servicio de transporte urbano, Mariano Estrada, informó que realizó una nueva presentación en Relaciones Laborales, la cuarta, desde que comenzaron las protestas.

“Son disfrazadas bajo la modalidad de asambleas en punta de línea, que no son otra cosa que un paro, ya que implican la no prestación de tareas por parte de los trabajadores de la empresa con la consecuente interrupción del servicio”, dijo Estrada.

“Ya es el momento oportuno para que la autoridad de aplicación se expida de inmediato para restablecer la situación de normalidad en la ejecución del servicio”, agregó. Consideró que la prestación es “esencial, pública y de prestación exclusiva”.

Fuente: Diario de la República