Por Alejo Pombo

El presidente Alberto Fernández sostuvo hoy, en Tucumán, que «poco a poco» se van a «dejar los planes sociales y cambiarlos por empleos», y remarcó que «no es verdad que alguien es feliz con un plan social».

El mandatario también pidió «a los trabajadores sindicalizados» que «convenzan» a los que no piensan como el oficialismo de acompañarlos en las elecciones del 14 de noviembre, y agregó que «nadie en este país, nadie puede dejarlos al margen; para dejarlos al margen están ellos», en referencia a la oposición.

«Los que nos dicen que tienen todas las soluciones nos dejaron una deuda de 19 mil millones de dólares que hay que pagar, que los tiene que pagar los argentinos», remarcó en referencia a Juntos por el Cambio, e insistió: «Mientras seguimos discutiendo con el Fondo, ellos están en Miami brindando en un restaurante carísimo».

«No puede ser que nos quieran proponer como solución los mismos remedios de siempre y que hasta el día de hoy estamos pagando», remarcó Fernández en sus críticas a la oposición, durante el acto que encabezó junto a funcionarios de su gestión y gobernadores del Norte.

Por otro lado, se refirió a la postpandemia: «Si hoy tenemos esta reunión es porque estamos inmunizados. Podemos mirarnos a los ojos, abrazarnos».

«Estamos volviendo poco a poco al trabajo y se van recuperando las economías y el empleo que es lo que más me preocupa, como que los chicos vuelvan a los colegios y a las facultades. El tiempo de la desdicha ha quedado atrás», agregó.

Previamente, Alberto Fernández recorrió en Tucumán una nueva planta de producción de chacinados y salazones en la localidad de La Cocha, una fábrica de dulces en Simoca y el edificio que albergará a una agrupación de Gendarmería Nacional, en Aguilares.

Lo hizo junto al jefe de Gabinete y gobernador tucumano en uso de licencia, Juan Manzur.

A su llegada lo había recibido el vicegobernador a cargo del Ejecutivo provincial, Osvaldo Jaldo, mientras que el Presidente estuvo acompañado por Manzur; los ministros de Seguridad, Aníbal Fernández; de Trabajo, Claudio Moroni; y el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello.