23 junio, 2024

Acusan de homicidio con dolo eventual al conductor ebrio que mató a la mujer policía

El conductor de un auto que, en estado de ebriedad atropelló y mató a una mujer policía el domingo último en San Luis, fue imputado por homicidio con dolo eventual por un juez de la capital provincial que consideró que actuó con imprudencia y negligencia.

El conductor de un auto que, en estado de ebriedad atropelló y mató a una mujer policía el domingo último en San Luis, fue imputado por homicidio con dolo eventual por un juez de la capital provincial que consideró que actuó con imprudencia y negligencia.

lorena-gatica-accidente

Se trata de Esteban Aníbal Rojos (31), quien quedó imputado por un delito más grave que el que inicialmente se le adjudicó: homicidio culposo.

A Rojos de le atribuye ahora el homicidio por imprudencia y negligencia de la auxiliar de policía Lorena Gatica de Lagos (31), quien fue atropellada cuando conducía su ciclomotor.

El juez de instrucción Penal 1 de San Luis, Sebastián Cadelago Filippi, modificó la calificación original al considerar que Rojos debió representarse la posibilidad de que, conduciendo en estado de ebriedad y a alta velocidad, podía provocar un accidente y matar a una persona.

Filipi entendió que Rojos traspasó los límites de la imprudencia o la negligencia y, en declaraciones a la prensa, dijo que «existen elementos para presumir estar en presencia de dolo, sin perjuicio de lo que aporte la defensa y haga variar la carátula».

«De la planimetría se desprende que Rojos venía a una velocidad superior a la permitida en la ciudad, ya que entre el punto de impacto y el punto final donde quedó la moto hay 65 metros, lo que demostraría que el conductor se vio impedido de frenar en una distancia mas corta», explicó Filippi.

Además, el magistrado señaló que «se determinó que tenía un gramo de alcohol por litro de sangre (el límite permitido es 0,5 gramos de alcohol en sangre) y habría intentado darse a la fuga, y que quizás la moto habría quedado enganchada en el auto produciendo un arrastre de la misma».

Rojos es oriundo de la localidad de Potrero de los Funes, distante a 24 kilómetros de San Luis capital, y ayer se negó a declarar en la audiencia ante el juez Filippi.

Tras la indagatoria, sus abogados, Eduardo y Gonzalo Agúndez, pidieron una prorroga para reunir pruebas a su favor.

Según indicios recolectados por la Policía en el sumario del accidente, después de la embestida, Rojos dio la vuelta en el bulevar central del barrio 500 Viviendas Sur, donde se produjo el choque, con la intención de fugarse, pero el auto se le paró a los pocos metros.

La pericia de Accidentología Vial determinó que el auto de Rojos quedó estacionado sobre un borde de tierra, a 240 metros de distancia del lugar del impacto con la moto de la auxiliar.

Por su parte, el abogado defensor de Rojos cuestionó la calificación y sostuvo que el magistrado debe tener «unidad de criterios» a la hora de la calificación.

«El dolo eventual es de interpretación restrictiva», indicó el letrado y agregó que «nadie sube a un auto a matar».

«El juez introduce un elemento como del dolo eventual que es la supuesta intención de fuga de Rojos y eso –apuntó- no tiene nada que ver con el dolo eventual, ya que el accidente se comete en un solo lugar y ahí se da el dolo en el caso que existiere».

Para el defensor, el juez actúa bajo la presión que implica la muerte de una policía, y recordó otro caso en el que éste intervino, cuando un médico, también alcoholizado, cruzó un semáforo en rojo y mató a un joven que iba en moto.

«Este juez lo proceso por homicidio culposo» y luego la Cámara le dicto la falta de mérito, recordó el letrado.