Mundo

Millones de personas vieron en EEUU el primer eclipse solar total

El primer eclipse solar total luego de 99 años que atravesó los Estados Unidos de costa a costa fue visto hoy en plenitud por unos 12 millones de personas que viven en la franja de 113 kilómetros de ancho y 4.000 kilómetros de largo afectadas en un ciento por ciento por el fenómeno.

La última vez que en los Estados Unidos se había observado un eclipse total había sido en 1918, lo que generó que durante meses miles de estadounidenses se prepararan para este acontecimiento.

La primera ciudad en la que el fenómeno comenzó a observarse fue Madras, situada a 136 kilómetros de Oregon City, a las 10.20 hora local (14.23 de argentina), y terminó de cruzar el país una hora y media más tarde, cerca de las 12 hora local (16.03 de argentina).

El presidente y la primera dama también observaron el fenómeno

Promocionado como el mejor lugar para observar el fenómeno, miles de personas provistas de anteojos especiales se reunieron en Madras para esperar en silencio el momento en el que “se hiciera de noche” en ese mediodía, y dieron gritos de júbilo para festejar, entre abrazos, cuando el primer rayo de sol volvió a surcar el cielo, ya deshecho de la sombra lunar.

Además del oscurecimiento del cielo, los asistentes pudieron comprobar cómo descendía la temperatura a medida que se cubría el sol, hasta quedar varios grados por debajo al momento en que la luna se interpuso completamente entre la tierra y el sol.

“Tengo mucha suerte de estar aquí hoy”, dijo Jason Davis, de 29 años, quien se casó el sábado y decidió detenerse en Oregón para el eclipse. “Es genial, me sorprendió el cambio de temperatura”, aseguró a la agencia Reuters.

Desde ese momento, el denominado “eclipse del siglo” fue alcanzando su máximo en distintos puntos de la franja que atravesó los estados de Idaho, Wyoming, Montana, Nebraska, Iowa, Kansas, Missouri, Illinois, Kentucky, Tennessee, Georgia, y Carolina del Norte y del Sur, donde alcanzó su punto álgido (Charleston) a las 14.48 de Argentina.

“El pelo detrás del cuello se te eriza y comenzás a sentir distintas cosas a medida que el eclipse alcanza la totalidad. Ha sido descripto como pacífico, espiritual, emocionante, shockeante”, dijo Brian Carlstrom, del Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos a la agencia DPA.

El Departamento de Trabajo de los Estados Unidos estimó que el eclipse costará alrededor de 700 millones de dólares por una caída de productividad, causada por el tiempo que las personas invierten en hablar, leer del tema, o dejar sus puestos de trabajo para verlo, según cifras difundidas por la consultora de recursos humanos Challenger Gray.

El “gran eclipse” también desató un furor de marketing que incluye gafas para verlo, sellos conmemorativos y hasta remeras con la leyenda “¡Eclípsalo!”.

Vecinos de la localidad de Carbondale, en Illinois, donde pudo verse por más tiempo el eclipse, se prepararon durante casi dos años para este evento, explicó la cadena ABC.

Allí unos 26.000 habitantes organizaron un festival de música a las afueras, donde se colocaron cientos de puestos y escenarios para abastecer de comida, bebida y fiesta a los asistentes al eclipse.

El fanatismo fue tal que las redes sociales explotaron de consejos de seguridad para observarlo sin consecuencias en la vista y pedidos de fotografías, haciendo que #SolarEclipse2017 sea la primer tendencia mundial desde hace días.

Con el hashtag #SolarEclipse2017, Twitter tuvo el evento como primer tendencia a nivel mundial y muchos de los posteos hicieron la cuenta regresiva para el momento exacto en el que el satélite de la Tierra se interpuso entre ésta y el Sol en las distintas ciudades, otros hacen referencia a las medidas de seguridad para poder observarlo.

Las personas fueron advertidas de no mirar directamente al fenómeno, incluso si están en un área donde el sol estará parcialmente oscurecido.

Por esto mismo, la NASA y otras agencias crearon gafas con un filtro solar especialmente creadas para la ocasión y dieron instrucciones para armar dispositivos de observación artesanales.

Hace unas semanas, la American Astronomical Society compartió una lista de minoristas que venden anteojos conformes a los estándares de protección requeridos para poder ver el eclipse sin riesgos, pero en la mayoría de estos negocios los productos se agotaron hace ya seis días.

También se dispararon las ventas en el portal de Amazon, y otros proveedores informaron a través de sus distintos canales que no tendrán disponibilidad de este tipo de gafas “hasta después del 21 de agosto”.

Los usuarios de la red social del pajarito pudieron ver en vivo y en tiempo real el eclipse a través de una trasmisión que realizará la plataforma junto a The Weather Channel.
Según la científica de la NASA Madhulika Guhathakurta, “este es un evento generacional. Será el (eclipse) más documentado y más admirado de la historia”.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) también transmitió en vivo el fenómeno desde su página oficial.

Los eclipses solares totales ocurren cada 18 meses, pero lo difícil es que se puedan ver desde puntos habitados como Estados Unidos, donde viven más de 300 millones de habitantes.

El siguiente eclipse total visible desde la tierra tendrá lugar en enero de 2019, con Argentina y Chile como los mejores países para contemplarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *