San Luis Principal

La jineteada fue la reina total en el festival de “El Caldén”

En la edición 2019 participaron más de 25 tropillas de todo el país, integradas por 12 caballos cada una.

Como en cada edición del Festival del Caldén, uno de los mayores imanes es el Campeonato Nacional y Provincial de Jineteada, que reúne en Nueva Galia a una gran cantidad de público y de montadores de todos los rincones del país. Este año participaron más de 25 tropillas, integradas por 12 caballos cada una, todos de excelente nivel.

Durante las tres jornadas (el día inaugural no hubo actividad) se pudieron ver a más de 350 montas mostrar las destrezas de los jinetes y la presentación de los mejores caballos de Argentina para esta actividad típica criolla. Los jinetes compitieron en las categorías Bastos con encimera, Grupa sureña y Crina limpia.

Los payadores y las guitarras animaron la fiesta durante los expectantes segundos en los que caballo y jinete se confunden en uno solo. Y apenas se silenciaron, junto con el vitoreo de la tribuna, en las oportunidades en las que alguno caía y era tocado por el animal, sobre todo en señal de respeto y a la espera de que no hubiera que lamentar lesiones.

El coordinador de la jineteada de la decimotercera edición del festival, Daniel Pires, fue el encargado de contratar a las mejores tropillas que intervinieron en los distintos encuentros nacionales para que participen en la Fiesta del Caldén. “Por la magnitud del encuentro, muchos tropilleros quieren estar pero no tienen la calidad que se demanda. De la localidad de Coronel Pringles, provincia de Buenos Aires, vinieron tres tropillas y considero que esa zona es la cuna donde se crían los mejores reservados (caballos destinados para la jineteada), porque existe una genética desde hace muchos años, ya es toda una tradición. Cada cual tiene su caballada, pero la sangre es la misma”, explicó.

Según el coordinador, la calidad que se busca en el animal es que sea ‘bellaco’ o ‘malo’ para que aporte al espectáculo y el jinete esté siempre al borde del abismo durante la destreza. “Puede ser muy buen montador pero si el caballo no corcovea, no brinda una gran exhibición. Cuando el caballo es de los malos, bien chúcaro, es más difícil jinetearlo, pero si se queda arriba hace una buena presentación”, precisó.

Los equinos que participan en estos encuentros necesitan una alimentación con buenas pasturas y un relajado mantenimiento. “Son animales que tienen poca actividad porque la jineteada dura 12 segundos y el resto del día están libres en los campos”, señaló Pires, quien agregó que los reservados comienzan a participar en las jineteadas a partir de los seis años y pueden hacerlo, en algunos casos, hasta los 20.

La comisión organizadora del festival convocó a los mejores jinetes del país en cada categoría y todos los días se sortea el caballo al que deberán montar en la fiesta, que se desarrolla en el campo del predio “Julio Freixes” y está tranquilamente a la altura de lo que se puede ver durante enero en Jesús María.

Los jinetes

El jinete Esmero Sosa representa a Neuquén y compite en la categoría Bastos con encimera. Era la sexta vez que participaba en la Fiesta del Caldén. “Hago gimnasia durante todo el año para estar en forma, ando en bicicleta y salgo a correr, porque si uno engorda es como todo deporte, das ventajas. Al montar se necesita mucha agilidad y no tanta fuerza”, manifestó el hombre que compitió en el Festival de Jesús María en 2015 y 2016, y durante el año participa en algunos encuentros que se realizan por el país. Tato Ramos, de Santa Rosa, La Pampa, fue campeón en el Festival de Jesús María en 2017 en la categoría Grupa sureña. “Trabajo en el campo durante todo el año y estoy arriba del caballo gran parte del día. Siempre ando galopeando algún matungo”, dijo entre risas. Es la tercera vez que participa en el certamen del sur provincial, pero hasta ahora nunca consiguió llevarse algún premio.

Asimismo, Ramos consideró: “Estoy contento de intervenir en este encuentro y de que voy a poder volver sano al rancho”.

Mariano Calderón, de Córdoba, fue campeón en la categoría Grupa en el 2016 y 2017, en el gran encuentro de Nueva Galia.

“No hago mucha gimnasia, solo ando a caballo todo el día; durante la semana, en el campo. Este año estuve en Jesús María y salí tercero, pero trato de participar en distintos encuentros que se realizan en el país”, manifestó Calderón.

El jinete Alfredo Rego, de Blaquier, Buenos Aires, compite en la disciplina Clina y es la segunda vez que es protagonista en “El Caldén”. “En 2017 entré en la final y quedé sexto, y el año pasado salí campeón. No tengo una preparación física como otros domadores, pero debería hacerlo, solo trabajo en el tambo y vuelvo a mi casa”, precisó.

Además de participar en festivales de todo el país, Rego también lo hizo en encuentros en Uruguay y Brasil. “No conocía la Fiesta del Caldén, pero desde hace tres años venimos porque es muy buena y es como un mini Jesús María”, destacó.

Ricardo Pucheta llegó desde Sauce, Corrientes, intervino en la categoría Crina limpia y la considera la más difícil porque, al no tener riendas, debe ir agarrado de los crines del caballo. “Vine tres veces a ‘El Caldén’; la primera vez quedé segundo, en la siguiente no tuve suerte y ahora me preparé para poder lograr un primer puesto y competir en la final”, dijo.

El correntino ganó en cuatro oportunidades en Jesús María, lo que le permitió recorrer el país mostrando su talento sobre el animal.

“La Fiesta del Caldén es muy linda para nosotros, los jinetes. Que tengamos este tipo de encuentros nos enorgullece, porque no hay tantos de este nivel. Ojalá que lo hagan siempre, porque viene creciendo año tras año. Los montadores esperamos cada edición con ansiedad”, resaltó.

“Mi entrenamiento consiste en andar a caballo todo el día. En mi caso, yo domo caballos de salto, pero trato de mantenerme con el mismo peso para sentirme cómodo cuando participo en las jineteadas. Tres veces a la semana voy a un gimnasio”, señaló Pucheta.

Al cierre de esta edición estaban programadas las finales en las tres categorías, con la entrega del Caldén de Oro y dinero en efectivo para los mejores domadores.

Fuente: El Diario de La República

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *