Sociedad

La llegada del juez Lleral genera optimismo en la familia Maldonado

El nuevo juez federal que investiga la desaparición de Santiago Maldonado, Guillermo Lleral, se comunicó ayer telefónicamente con la familia del joven desparecido, quienes reconocieron como “un buen gesto” el contacto, mientras se espera para los próximos días el desembarco del magistrado en Esquel para continuar la investigación.

Según contaron a Télam integrantes de la familia Maldonado, que actualmente se encuentran en Bariloche, el titular del Juzgado Federal N° 2 de Rawson habló por teléfono ayer con los padres y hermanos de Santiago para llevarles tranquilidad y pedirles tiempo para interiorizarse del expediente, que ya suma 2.600 fojas, 250 horas de audiencias grabadas y diversas contradicciones entre los más de 30 testigos.

La querella recibió como “un buen gesto” el contacto del magistrado y destacó que están “más tranquilos”, ya que el anterior juez Guido Otranto, apartado de la causa el viernes pasado, nunca había priorizado el contacto con los familiares de la víctima, según revelaron.

En declaraciones a radio Continental, Sergio Maldonado, hermano de Santiago, relató hoy que el juez Lleral llamó a sus padres primero, y luego a él, lo que le pareció “un gesto muy humano” que sus padres “necesitaban”, y agregó que le expresó la “disposición” de la familia y que no iban a ejercer “ninguna presión” y que “trabajara tranquilo”.

La semana pasada la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia dispuso que Lleral se avoque, durante 60 días, “de manera exclusiva al conocimiento de las causas” del caso Maldonado, en la misma resolución que apartó de esos expedientes al juez federal de Esquel, Guido Otranto, recusado por las querellas.

Mientras tanto, se espera que Lleral arribe en los próximos días a Esquel junto a su equipo para intervenir en la causa, luego de que el vienes la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia apartó al juez Otranto de la investigación.

En tanto, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, destacó hoy la necesidad de “ayudar” al nuevo juez Lleral para “que encare rápidamente” la investigación y se procure “llegar a la verdad” sobre el paradero del joven desaparecido desde el 1 de agosto pasado en la comunidad mapuche Resistencia de Cushamen en el marco de un operativo realizado por Gendarmería.

En diálogo esta mañana con radio La Red, Garavano agregó que Lleral “ya está muy avanzado” en el análisis de la causa y que las medidas tomadas por el juez Otranto “deberían seguir su curso” ya que no fue apartado por ninguna “situación irregular”, sino por “adelantamiento de opinión”.

El viernes último, al hacer lugar a la recusación planteada por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia apartó al Otranto de la investigación y dispuso que Lleral se avoque, durante 60 días, “de manera exclusiva al conocimiento de las causas” referidas a Santiago Maldonado, una de ellas la de los habeas corpus y, la otra, la caratulada como “desaparición forzada”.

Por otro lado, el titular de la cartera de Justicia aseguró que habló “un par de veces por teléfono” con el hermano mayor de Santiago Maldonado, Sergio, con quien -dijo- desde el gobierno intentan “tener diálogo abierto”.

Por su parte, desde las comunidades mapuches manifestaron que con el cambio de juez esperan que “se empiece a investigar lo que hay que investigar”, según aseguró hoy a Télam Soraya Maicoño, vocera de la Pu Lof de Cushamen.

Maicoño aseguró que las comunidades mapuches de la zona “no confían en la Justicia” y “están a la espera” de lo que haga el nuevo juez, luego de que Otranto allanara “violentamente” los territorios aborígenes, lo que produjo denuncias y hasta la ocupación del Juzgado Federal de Esquel, la semana pasada.

En tanto, fuentes de la Gendarmería valoraron el cambio de magistrado en la causa porque, dijeron, “había mucha tensión” y aseguraron que el juez Lleral “es muy idóneo y muy respetado”.
“Vamos a mantener la misma estrategia, la búsqueda de la verdad, pero si eventualmente algún gendarme tuviera algo que ver se lo querellaría en el momento”, aseguró la fuente.

El juez Otranto, volvió al Juzgado Federal de Esquel esta mañana tras la recusación del viernes, con una actitud de total hermetismo.

A pesar de su apartamiento en las causas de habeas corpus y desaparición forzada, el magistrado continúa con la causa sobre el despeje de la ruta 40 el 31 de julio, que se vincula de manera directa con la investigación sobre Maldonado ya que el joven desapareció un día después luego de que la orden de Otranto fue que la Gendarmería avance sobre la protesta mapuche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *