Economia Politica

Crisis para muchos y ganancias para pocos

Con poco más de tres años de gestión, las promesas electorales del Presidente Macri ya parecen irrealizables para quienes confiaron en sus palabras. Las más resonantes promesas: “Pobreza Cero”, “No te vamos a sacar nada de lo que ya tenes”, “La inflación va a ser lo más fácil de nuestro gobierno”, “Los trabajadores no van a pagar impuesto a las ganancias”, “No vamos a devaluar”, “Vamos a generar empleo de calidad”, ” no vamos a hacer ajuste”, “Reparación histórica a los jubilados”.

No solo que no se cumplieron, si no todo lo contrario: La pobreza creció, se sacaron derechos y beneficios sociales, inflación record, un millón y medio más de trabajadores pagan ganancias, devaluación del 100% en un año, cientos de miles de despidos, ajuste y perdida del poder adquisitivo de trabajadores y jubilados.

Según el Gobierno Nacional, el no cumplimiento de las promesas es debido a factores externos e internos, que nada tiene que ver con sus buenas intenciones de cumplir con lo prometido:  “pasaron cosas”, ” hubo una tormenta”, “efecto Cristina” y ” pesada herencia” entre otras justificaciones.

La crisis nacional es general para muchos:  jubilados,  trabajadores,  clase media,  pobres,  Pymes, comerciantes,  industriales, y hasta muchos de clase alta han sido afectados por la misma. Pero no a todos impacta por igual, los más afectados han sido, como siempre, los más vulnerables.

En el país los salarios en promedio han estado 20 puntos por debajo de la inflación. El transporte, energía y alimentos (que es en lo que mayormente gastan sus salarios) crecieron bastante por encima de la inflación. Es decir, los asalariados están perdiendo más de lo que se dice. Ni hablar de los cientos de miles de nuevos desocupados.

Aunque la crisis es general, definitivamente no afecta negativamente a todos. El sistema financiero, minería, algunos sectores del agro, energía, entre algunos pocos más, han logrado ganancias importantes con este modelo económico del Gobierno Nacional. Se espera que los ganadores del modelo apoyen la continuidad de este modelo, que por el momento solo ha dado frutos a muy pocos y le ha dado dolores de cabeza a la mayoría.

Sin duda el 2018 terminó de decepcionar a muchos seguidores que todavía se mantenían esperanzados en el ansiado “final del túnel”, y así lo indican las encuestas. Sin embargo, en el comienzo del año electoral 2019 todavía muchos creen que este es el único camino a seguir, y siguen firmes en su apoyo al gobierno nacional, a pesar que todos los indicadores económicos marcan que no es el camino indicado para el bien de muchos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *