San Luis

Apoyo al trabajo de productores de rosas en el norte de San Luis

Cinco mil estacas de rosas procedentes de la zona de San Pedro, provincia de Buenos Aires, llegaron esta semana a las localidades norteñas de San Luis, líderes en la producción de estas flores, para iniciar una apuesta comunitaria en la zona.

Los trabajadores puntanos, famosos por su habilidad para realizar injertos, preparan ahora la producción que se vende en octubre, con epicentro en el Día de la Madre.

El encargado de prensa de la Subsecretaria de Agricultura en San Luis, Sergio Garís, detalló a Télam que “los productores que hace mayor cantidad de tiempo están realizando este cultivo preparan anualmente más
de 20.000 mil plantas y otros están en las 5.000”.

“Hay diferentes grados de desarrollo y de conocimiento entre los pobladores”, señaló, y con la llegada de los 5.000 esquejes de San Pedro “es probable que organicen un estaquero común para el trabajo comunitario”.

Garis dijo que “la Subsecretaria de Agricultura Familiar y la Universidad Nacional de San Luis (UNSL) han comenzado a realizar un trabajo conjunto que puede desembocar en un proyecto para fortalecer esta producción, tanto desde los aspectos técnicos cuanto los de comercialización”.

“Por eso lo docentes de la UNSL, que cuenta con la carrera de Ingeniería Agronómica, han comenzado a recorrer algunos predios para observar la realidad de los productores”, explicó.

Técnicos de la Subsecretaría de Agricultura Familiar de la Nación visitaron esta semana San Luis para apoyar a los productores, localizados principalmente entre las poblaciones de Quines y Candelaria, más precisamente en el paraje San Miguel -departamento Ayacucho-, en el norte de la provincia.

Desde hace muchos años pobladores de esa zona se dedican al cultivo intensivo de rosas que luego se venden en diferentes puntos del país, por lo que han adquirido fama por su habilidad para hacer los injertos y han llevado su conocimiento y su trabajo por zonas de Mendoza, San Juan, Chile, Jujuy y otros lugares en los que se desarrolla esa actividad.

Los técnicos de la Subsecretaría de Agricultura Familiar que trabajan junto a ellos para sostener y acrecentar la producción se reunieron durante su visita en el paraje San Miguel para analizar “fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas” (FODA) que tienen los productores.

A través de ese análisis pudieron establecer algunos parámetros para la actividad futura a corto y mediano plazo, como así también la vinculación con otros organismos estatales que les brinden el auxilio técnico necesario para esta producción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *