Deportes

Malestar en Boca: Centurión tuvo que irse de un boliche en un patrullero

El futbolista bonaerense Ricardo Centurión tuvo que retirarse en patrullero del boliche Capítulo 1 de Lanús, tras una pelea entre su grupo de amigos y otra banda local.

Centurión regresó al país el sábado a la mañana con la intención de incorporarse definitivamente a Boca Juniors, luego de varias idas y vueltas en las negociaciones, pero ya se habla de una cláusula de comportamiento en su próximo contrato.

Después de la conquista del último torneo de Primera División, en el que fue una pieza clave para Boca y su entrenador, Guillermo Barros Schelotto, el atacante hasta había llegado a declarar que se retiraría si no podía seguir jugando con la azul y oro, más allá de que inmediatamente se corrigió y no fue tan categórico.

Sin embargo, el préstamo había vencido y tenía que regresar a San Pablo, de Brasil. La semana última estuvo a punto de ser transferido a Genoa y pasó la revisión médica en Italia, pero Barros Schelotto enfatizó su pedido y finalmente se acordó su vuelta a La Boca.

Ahora el club porteño está dispuesto a pagar aproximadamente 4,2 millones de dólares por el setenta por ciento del pase que tiene la institución paulista para luego negociar con Racing, dueño del porcentual restante.

El jugador retornó así a la Argentina y esa misma noche protagonizó otro conflicto digno de su historial, en el que su vida privada dista de ser acorde con la que se espera y se le exige a un futbolista profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *