Policiales

Joven secuestrada y violada pidió auxilio por Facebook y fue rescatada

Una joven de 18 años permaneció secuestrada durante 17 días en una casa de la ciudad bonaerense de Berisso, donde fue abusada sexualmente por varios hombres y obligada a drogarse, y finalmente logró ser rescatada por su madre y la Policía tras pedir auxilio por la red social Facebook.

“En un colchón desnuda me tiraba agua con un balde y llamaba a otros hombres y abusaban de mí. Era todos los días tener relaciones con personas que yo no quería”, relató esta mañana la víctima, Clara Ferrer.

La chica contó que todo comenzó cuando un domingo junto a su hermana y una amiga salieron de bailar y en la Plaza Moreno, de La Plata, un hombre que estaba en un auto estacionado las invitó a tomar algo.

Ferrer identificó a este hombre como Pablo Reinoso, de 38 años, quien se escapó cuando efectivos policiales y la mamá de la joven acudieron al rescate.

En diálogo con los canales Todo Noticias (TN) y C5N, la chica prosiguió: “Desde el auto nos llama a mí y a mi amiga, -mi hermana se había ido al baño- para tomar algo, le dijimos que sí. Nos quedamos y nos dice de ir a la casa de él, le dijimos que sí”.

“Cuando llegamos nos ofrece droga, aceptamos y empezamos a drogarnos, pero después sin consentimiento mío me empezó a drogar a la fuerza, yo no quería… Le digo que me lleve a mi casa y me dice que no, me empezó a amenazar con un arma de fuego. Mi amiga Ayelén se fue con otro hombre que estaba con este tipo, así que me dejaron con Pablo”, señaló la víctima.

Luego recordó: “Yo no quería tomar droga, me pegaba, y me hacía seguir tomando mientras él abusaba de mí”.

“Me pedía que tomara cocaína. Me golpeó, abuso de mí. No me dejaba que me bañara, no me daba de comer. Cada vez que iba alguien a tener relaciones me tiraba baldazos de agua”, manifestó Ferrer.

La joven declaró que pudo pedir auxilio a su madre por Facebook porque el hombre dejó abierta una tablet y desde allí le mandó el mensaje de ayuda.

Por su parte, Celia, la madre de la víctima, indicó: “Recibí el mensaje de ella, y llamé a la Policía”.

La mujer afirmó que junto a los policías lograron identificar el lugar y cuando llegaron escucharon los gritos de la joven, y el secuestrador pudo escaparse por una zona de pasillos.

Para la mamá de Clara, en esa casa funcionaba “una red de trata” y “venta de droga”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *