Policiales

Desbarataron una banda que trató de traficar 400 kilos de cocaína a Rusia

Una organización narcocriminal que intentó traficar casi 400 kilos de cocaína a Rusia en valijas diplomáticas encontradas en la embajada de ese país en Buenos Aires fue desbaratada con la detención de cinco de sus miembros, entre ellos un policía porteño, en Buenos Aires y Moscú, informó la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.

Para desarticular a la banda y arrestar a sus miembros, se implementó una operación de entrega vigilada de harina en lugar de la cocaína, con el fin de llegar a la cabeza de la organización, al cabo de una investigación que se mantuvo en secreto y blindada a cualquier filtración durante más de un año.

La funcionaria informó en una conferencia de prensa realizada en sede de la cartera de Seguridad, ubicada en el barrio porteño de Recoleta, que uno de los detenidos es un Policía de la Ciudad de origen ruso y nacionalizado argentino, y que aún hay un prófugo, al que identificó como “Señor K”, quien se encuentra en Alemania y está siendo buscado por la Policía de ese país.

El policía argentino apresado es Iván Blizniouk (35), quien había hecho parte de su carrera en la Prefectura Naval (PNA), ingresó a la fuerza de la Ciudad en 2013 y actualmente se dedicaba a dar capacitaciones para aspirantes a la Policía.

El efectivo, acusado de participar en la logística del tráfico, fue capturado anoche en el aeropuerto de Ezeiza cuando arribó al país procedente de Rusia, adonde viajaba asiduamente ya que oficiaba de enlace con las fuerzas de ese país, según detalló el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, quien hoy acompañó a su par nacional.

Bullrich explicó que la investigación se inició el 13 de diciembre de 2016, cuando el embajador ruso en Argentina, Viktor Koronelli, se comunicó con el ministerio para denunciar la presencia de 16 valijas con un contenido sospechoso dentro de una dependencia de la embajada, situada en la calle Posadas al 1600 de esta Ciudad.

Alertado del hallazgo, el ministerio de Seguridad nacional dispuso que efectivos de Gendarmería Nacional (GNA) revisaran el contenido, que resultó ser 360 paquetes con cocaína por un peso total de 389 kilos y valuados en 50 millones de euros, según estimó la ministra, quien no descartó que esa droga tenía como destino ser vendida en el próximo mundial de fútbol en Rusia.

“Había que devolver esas valijas antes de las seis de la mañana, cuando entraba el personal de ordenanza al anexo, así que se decidió hacer una operación de sustitución de la droga”, comentó la ministra.

Luego, “personal de Gendarmería fue a comprar harina al Mercado Central”, relató, y agregó que en el transcurso de la noche “se prepararon los paquetes, exactamente iguales, y se colocó en cada valija un dispositivo de seguimiento” para realizar el monitoreo del equipaje desde una sede de la GNA.

“Argentina ya tenía el decomiso de la sustancia, la Gendarmería había logrado realizar exitosamente la operación, y comenzó entonces una tarea de investigación en espejo”, dijo Bullrich, en referencia a las tareas mancomunadas con la Policía y el ministerio del Interior rusos.

En ese sentido, los investigadores, comandados por el juez federal Julián Ercolini, el fiscal federal Eduardo Taiano y el titular de la Procunar, Diego Iglesias, dispusieron una entrega vigilada para llegar a los líderes de la organización narcocriminal.

La funcionaria añadió que para tal objetivo “se armó un equipo de trabajo con la Embajada de Rusia, el ministerio del Interior de Rusia y el Servicio Federal de la Policía rusa para analizar cómo intentarían sacar el cargamento del país, presumiblemente por la vía diplomática”.

Además, comentó que la banda procuró varias veces enviar las valijas y que “todos esos intentos fueron frustrados” por los investigadores, hasta que casi un año después, el 9 de diciembre último, el falso cargamento partió como equipaje diplomático a bordo de un avión del Servicio de Seguridad ruso.

Una vez arribado a Moscú fueron detenidas allí tres personas, entre ellas Ali Abyanob, funcionario de la embajada rusa en Argentina y que se sospecha permitió el ingreso de la cocaína a la sede.

Además, en el aeropuertto de la capital rusa fueron apresados Ishtimir Khudzhmov y Vladimir Kalmykov cuando intentaron retirar las maletas controladas.

En tanto, anoche fueron detenidos Blizniouk en el aeropuerto de Ezeiza y Alexander Chikalo en el barrio porteño de Saavedra, también de origen ruso y nacionalizado en Argentina y acusado de haber sido quien armó las valijas con los paquetes de droga; y ambos serán indagados por el juez Ercolini.

Sobre el origen de la cocaína, la funcionaria explicó que “los paquetes tenían una estrella y es droga de altísima calidad”, y que se le están realizando “test especiales” para determinar su procedencia, aunque adelantó que pudo haber sido producida en Colombia o Perú.

“Creemos que esto es importantísimo y demuestra que la Argentina está a la altura de las circunstancias, es impresionante haber colaborado con las autoridades rusas con tanta profesionalidad”, concluyó Bullrich.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *