Mundo

Clinton ganó el debate, pero aún «todo está abierto»

Hillary Clinton fue la clara ganadora del debate de anoche con el republicano Donald Trump, pero el panorama continúa «muy abierto» a menos de tres semanas de las elecciones y pese a la ventaja de la demócrata en los sondeos, dijo hoy la investigadora de la Universidad de Buenos Aires y el Conicet, Valeria Carbone.

trump-clinton

La académica, experta en Historia y Política de los Estados Unidos, dijo a Télam que esa indefinición del escenario político «se vincula a la complejidad del cuatro político actual».

Esto, subrayó, no sólo porque las encuestas vienen demostrando ser muy falibles últimamente, sino sobre todo porque «hay sectores que quieren votar demócrata, pero están sufriendo los efectos de legislaciones restrictivas para votar».

«Mientras, paralelamente hay gente que en general no participa, no se acerca a votar, pero ahora se van a acercar para votar a Trump» debido a la creciente polarización del proceso, agregó.

Sobre las legislaciones restrictivas Carbone explicó que actualmente existe una «miríada de leyes diseñadas, particularmente a lo largo de los últimos años, para evitar que ciertos grupos puedan ejercer su derecho al voto».

En cada elección, explica, «los estados refuerzan leyes existentes o sancionan nuevas con el objetivo de restringir e impedir el ejercicio de ese derecho en un país en el que, incluso en los comicios más importantes, apenas un 15% de los posibles electores ejercen ese derecho».

A modo de ejemplo, recuerda que en la segunda mitad del siglo XX, -entre 1965 y 2013- el Departamento de Justicia y tribunales federales bloquearon más de 3.000 proyectos legislativos para imponer reformas discriminatorias a la Ley Electoral.

Retomando el debate, -el tercero entre los contendientes y aquel en el que Clinton le sacó menor ventaja al magnate inmobiliario- Carbone señala que «fue parejo hasta la mitad, pero a partir de allí Trump empezó a hacer agua y hubo puntos muy claros en los que (el magnate) se perjudicó, con un discurso contra las mujeres y cuando calificó Hillary de ser una «mujer asquerosa».

«Ella estuvo más preparada, la presionó bien, aunque la estrella del encuentro fue el moderador», señaló la investigadora, que subrayó que en el encuentro -como en los anteriores dos- los candidatos «no aportaron a nivel programas de gobierno o proyectos de estado, ni nada diferente de lo que ya estaba planteado en sus discursos para las primarias».

Para Carbone, lo interesante de este tipo de disputas es que constituyen «una oportunidad para confrontar cuestiones muy específicas, para poner en contraste las diferentes alternativas ofrecidas», pero no fue lo que ocurrió anoche donde Clinton y Trump «tampoco parece que hubieran tratado de hablarle a los independientes».

Carbone vincula el bajo contenido político del debate a que «en los Estados Unidos no hay un modelo de país en disputa. Lo que tenés son sutiles diferencias entre demócratas y republicanos que se mueven siempre en el centro del escenario político» y evidencian pequeñas diferencias.

«Ambos hablaron de reforzar el rol de las Fuerzas Armadas: Hillary es más proclive a las intervenciones militares en el exterior, mientras Trump tiene una posición mas aislacionista, pero igualmente militarista porque concibe el rol de las Fuerzas Armadas en las fronteras».

Por último, la investigadora reforzó su hipótesis de que el escenario está abierto debido a la extrema polarización, que además Hillary cuenta «con lo que los estadounidenses denomina ‘likeability’ (simpatía) y porque Trump es «muy impredecible», algo que ya no es un fenómeno sino refleja una realidad».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *