Policiales

Cárcel para un taxista acusado de ser cómplice en un asalto

Habría llevado a un delincuente al barrio 85 Viviendas, donde le robó a un hombre y lo baleó en una pierna.

No pudo zafar. Este lunes, el juez Penal 3 subrogante, Ariel Parrillis, procesó al taxista César Gastón Videla y lo envió a prisión por el delito de “robo calificado por el uso de arma de fuego en calidad de partícipe necesario”.

Ahora Videla deberá esperar en el Servicio Penitenciario Provincial la resolución de la causa por la que está investigado. La Policía lo detuvo el 24 de abril, cerca de las 20:50, en la manzana “E” del barrio Pucará, cuando iba junto a un pasajero que se fugó y dejó dos mochilas en el vehículo. Una de ellas pertenecía a un hombre al que rato antes habían asaltado y baleado.

Efectivos de la Comisaría 23ª los sorprendieron ahí porque buscaban un taxi del que, alrededor de las ocho de la noche, un delincuente bajó en la casa 6, de la manzana 348, del barrio 85 Viviendas y asaltó a un vecino. Ramón Antonio Ortiz, de 43 años, regresaba del gimnasio a esa hora. Estaba guardando su auto en la cochera cuando un ladrón lo sorprendió y en medio de un forcejeo le disparó dos veces. Una de las balas impactó en el tobillo derecho de la víctima y el asaltante escapó en el taxi que lo esperaba.

Cuando los policías les dieron la voz de alto, el acompañante bajó del auto, escapó por un pasillo de una casa del barrio Pucará y lo perdieron de vista. En tanto, a Videla, que también intentó escapar, lo detuvieron.

Videla, vecino de la calle Tacuarí sur 58, declaró ante el juez Penal Marcos Flores Leyes, que para el momento de la audiencia estaba a cargo en forma interina del juzgado 3.

El sospechoso dijo que alquila el taxi, un Chevrolet Prisma con licencia municipal 092, y que trabaja en él para la agencia “Estilo”.

Aseguró que el día del asalto, cerca de las ocho de la noche, recibió una llamada de un cliente a su celular para que lo buscara en calle San Juan antes de Centenario. Aseguró que allí vive la hermana del pasajero al que abordó. Contó que lo conoce de vista, que sabe que le dicen “Goku” y que vive en la casa 11, de la manzana F, del barrio Pucará. Una fuente policial indicó que el hombre que huyó tiene un amplio prontuario delictivo y es de apellido Fernández.

Videla recordó que cuando llegó a buscarlo, el hombre abrió la puerta trasera del auto, puso una mochila y se sentó adelante con otra. “Me dijo que lo lleve al barrio Pucará. Entré por la primera calle del barrio y observé que venían dos policías motorizados”, dijo el taxista. Hasta ahí todo el viaje parecía normal para él.

Señaló que al ver a la Policía, el pasajero “se alteró”. “Me dijo que lo dejara ahí. Frené, abrió la puerta y salió corriendo. Dejó las cosas en el auto, una mochila adelante y otra en el asiento de atrás. Ahí llegó la Policía y me detuvo”, dijo.

Mientras declaraba le preguntaron si en algún momento de su recorrido anduvo por el barrio 85 Viviendas, más precisamente en la manzana 348, casa 6, donde ocurrió el atraco, y dijo que no. Que ese día no anduvo por esa zona.

El taxista se vio más complicado aún luego de que el damnificado y una vecina que lo auxilió luego del asalto reconocieran el taxi que Videla maneja. Ambos dijeron que el vehículo reunía las características del auto en el que escapó el delincuente luego del atraco.

Ahora el juez Parrillis solicitó que los peritos analicen nueve discos con imágenes de cámaras de seguridad para verificar el o los recorridos que realizó Videla esa tarde-noche. Además, pidió el análisis de mensajes de texto, de WhatsApp, de redes sociales y de llamadas del celular del imputado para verificar si tuvo comunicaciones previas con el asaltante. Y por último, ordenó que la agencia de taxis “Estilo” le aporte los registros de los viajes que le designaron al chofer el día del robo.

Fuente: El Diario de la República

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *