Deportes

Boca y una nueva derrota, ahora ante Central por la Superliga

Boca Juniors, líder de la Superliga de Primera División de fútbol, perdió como visitante ante Rosario Central por 1 a 0, con gol de Marco Ruben a los 4 minutos de juego, por la décima fecha del certamen y con el arbitraje de Patricio Lousteau.

Por la décima fecha de la Superliga Argentina de Fútbol, en el Gigante de Arroyito, a Boca le salió todo mal desde el principio, porque pronto perdía 1-0 y a los 37 se hizo expulsar el experimentado zaguero Paolo Goltz, a tal extremo que por las atajadas de Agustín Rossi se mantuvo a tiro de la igualdad, pero Central no lo remató y, a pesar de las adversidades, el Xeneize casi alcanza lo que hubiera sido el 1-1 sobre el epílogo.

En defitiva, el líder Boca, que venía de perder el invicto ante el Racing Club, lamentó su segunda caída consecutiva y sólo les lleva tres puntos de luz a sus escoltas San Lorenzo de Almagro y Unión de Santa Fe.

Central, en cambio, dio otro síntoma favorable desde que tomó las riendas Leonardo Fernández, más allá de las situaciones que dejó pasar ante los boquenses.

El gol de los Canallas ni se hizo esperar, porque ya a los 4 minutos se puso en ventaja, dado que Federico Carrizo ejecutó un córner desde la izquierda, Mauricio Martínez intentó un taco y tras el pique de la pelota cabeceó el capitán Marco Ruben para doblegar a Rossi.

El primer período se tornó muy favorable para los locales, en el marco de un juego friccionado, con males intenciones y reclamos de todo tipo para el desbordado árbitro Patricio Loustau, quien es probablemente es el mejor de la Argentina, pero tuvo una noche demasiado por debajo del nivel que lo distingue.

El anfitrión inclusive se vio beneficiado por la lógica expulsión de Goltz, quien ya estaba amonestado y golpeó sin pelota a Ruben.

En la segunda parte, Fernández hizo ingresar a Maximiliano Lovera en reemplazo de Leonardo Gil con el propósito de hacer valer el hombre de más y fue entonces que a Rossi le tocó sostener a su equipo y mantenerlo vivo en el juego.

Además de Rossi, Boca, cuando peor lo pasaba, contó con la decisión de Guillermo Barros Schelotto de asumir riesgos y poner a Cristian Espinoza, a los 27 minutos, por Oscar Junior Benítez, y esa variante casi cambia el partido.

Con Espinoza se refrescó el ataque y la esperanza de los Xeneizes y así dispusieron de varias chances para igualar, entre ellas, en el minuto 42, un disparo del colombiano Edwin Cardona que rebotó en un poste.

Así concluyó un cotejo en el que Central mostró una mejoría y Boca su corazón, aunque sin que le permitiera ocultar que lo afectaron las bajas por lesiones graves de Fernando Gago y Darío Benedetto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *