Policiales

Bergoglio actuó “con total transparencia” en el caso Grassi

Ignacio Fuentes, miembro del Consejo Superior de Educación Católica Argentina (Consudec), aseguró hoy que el papa Francisco “actuó con total transparencia” durante el denominado caso Grassi cuando era Arzobispo de Buenos Aires y agregó que las acusaciones contra Jorge Bergoglio en este tema “son parte” de una campaña contra el Pontífice, al hablar durante un seminario en el Vaticano.

“La actuación de Bergoglio en el caso Julio César Grassi fue totalmente transparente”, dijo Fuentes, quien participa en el seminario sobre abusos a menores con el lema “Cuidado en casas y escuelas: aprendiendo de la experiencia global”.

“La Iglesia jerárquica argentina dejó actuar a la Justicia en este tema. Los movimientos de defensas del padre Grassi fueron más bien de grupos aislados, de una línea muy específica dentro de la Iglesia que se siente atacada”, aseguró Fuentes en diálogo con Télam durante el encuentro en la Universidad Gregoriana auspiciado por la Comisión para la Tutela de Menores creada por el Pontífice en 2013.

“Francisco actuó totalmente bien, con total transparencia, y no sólo Bergoglio, sino también los obispos de Buenos Aires en ningún momento ejercieron presión. Yo trabajaba en la diócesis vecina a la fundación (Felices los Niños) y conozco bastante el tema y me consta que los tribunales no recibieron ninguna presión de parte de la Iglesia en favor de Grassi”, agregó Fuentes.

El representante del Consudec participa junto a enviados de otros ocho países en el seminario al que asistió el secretario de Estado del Vaticano Pietro Parolin.

El cardenal estadounidense Sean O’Maley, presidente de la Comisión para la Tutela de Menores creada en 2013 por Francisco, también fue tajante al respecto: “Que no haya dudas: Papa Francisco está completamente comprometido en arrancar el escándalo del abuso sexual en la Iglesia”, dijo en el evento.

Poniendo como ejemplo esa comisión, que asesora a la Curia en prevención para los abusos, Fuentes destacó que “los pasos que ha dado el Papa desde que empezó su Pontificado son muy transparentes. Bergoglio y la iglesia argentina han sido bastante explícitos en que la Justicia pueda investigar con libertad”, agregó.

“Ha sido una investigación muy mediática y polémica pero ha sido muy libre. En Argentina se utiliza al Papa para fortalecer cualquier corriente de opinión”, lamentó Fuentes, en referencia a los intentos por vincular al Pontífice con negligencias y encubrimientos en su actuación, y consideró que “en este caso ha habido una total independencia” y el ataque “es parte” de una campaña contra el Papa.

“Que él haya pedido a un jurista una investigación no tiene nada que ver”, indicó.

Por otro lado, fuentes del Vaticano agregaron que “por ahora” no habrá ninguna respuesta oficial al tema ya que aún no se agotaron las instancias de la Justicia argentina.

“Una vez que termine la parte civil se empezará la parte canónica a través de la Congregación para la Doctrina de la Fe”, el Dicasterio encargado de investigar las denuncias contra religiosos y en el que ya hay abierto un.expediente por el tema Grassi.

El pasado martes, la Corte Suprema de Justicia de Argentina confirmó la condena a 15 años de prisión a Grassi por los delitos de “abuso sexual agravado” contra un menor en la Fundación Felices los Niños.

Por unanimidad, el máximo tribunal de la Nación avaló las sentencias dictadas en todas las instancias de la Justicia bonaerense contra Grassi, actualmente detenido en la penitenciaría de Campana.

La causa contra el cura católico se inició en 2002 y llegó a juicio oral en 2009, cuando se lo acusó por 17 hechos de abuso sexual y corrupción de menores en perjuicio de tres chicos de la Fundación que conducía.

Bergoglio fue Arzobispo de Buenos Aires entre 1998 y su elección como Pontífice en marzo de 2013 y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina entre noviembre de 2005 y el mismo mes de 2011.

Además de la postura sobre el caso Grassi, Fuentes planteó en el seminario la situación actual del tema abusos en la Argentina y aseveró que el 81% de los ataques se da en el hogar de las víctimas, con un 49% de agresores de entre 18 y 40 años y que el 62% de las víctimas son menores de 12 años, de acuerdo a Unicef.

Uno de cada trece niños y una sobre cada cinco niñas son víctimas de abusos, detalló Fuentes, quien aseveró sin embargo que en los últimos diez años “hubo un crecimiento notable de la conciencia sobre la problemática en el país, cuando las denuncias pasaron de 6.896 en 2010 a 11.273 en 2015”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *