Sociedad

Apartan al juez Otranto de la causa por la desaparición de Maldonado

La Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia apartó hoy al juez federal de Esquel, Guido Otranto, de la causa que investiga la desaparición de Santiago Maldonado, al admitir los planteos de recusación que habían presentado la familia del joven y el CELS, y dispuso la “inmediata intervención” del titular del juzgado federal número 2 de Rawson, Gustavo Lleral, con “dedicación exclusiva”.

Según la resolución publicada esta tarde por el Centro de Información Judicial (CIJ), la decisión adoptada por el tribunal -integrado por los jueces Javier Leal de Ibarra, Aldo Suárez y Hebe Corchuelo de Huberman- fue adoptada ante “el temor de parcialidad evidenciado por la familia de Santiago Maldonado”.

Los jueces sostuvieron en su fallo que “no existen elementos que nos permitan abrigar ninguna duda acerca de la honestidad intelectual y apego al cumplimiento de sus funciones del juez Otranto, más dicha circunstancia no resulta óbice para resolver del modo que lo hacemos”.

En la misma resolución, la Cámara de Comodoro Rivadavia resolvió que el juez Lleral se dedique a la causa con “exclusividad”, en tanto que el juez federal número 1 de Rawson, Hugo Ricardo Sastre, ejercerá la subrogancia del número 2 que dejará vacante el otro magistrado por un período de 60 días.

Ayer, el fiscal general ante la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, Norberto Bellver, se había pronunciado a favor del apartamiento del juez Otranto, al exponer en la audiencia de partes realizada en esa ciudad chubutense a raíz de los pedidos de recusación planteados por las querellas en la causa que investiga la desaparición forzada de Santiago Maldonado, el 1 de agosto último, en el contexto de una operación represiva de Gendarmería en tierras de una comunidad mapuche en el noroeste de Chubut.

De esta forma, el fiscal de Cámara respaldó el pedido de la querella, sobre todo -según dijo a la prensa tras la audiencia- por entender que, en recientes declaraciones periodísticas, el magistrado adelantó opinión o prejuzgó acerca de lo que pudo haber sucedido a Maldonado.

Después de reseñar las exposiciones de las partes y la del fiscal Bellver en la audiencia, el fallo de la Cámara de Comodoro Rivadavia sostuvo que es “razonable considerar” que recientes declaraciones periodísticas de Otranto al diario La Nación “podrían constituir el adelantamiento de opinión vedado” al juez y permiten “a las partes dudar de su imparcialidad”.

Esas declaraciones se erigen “en definitiva, en un motivo idóneo para justificar la desconfianza que la aplicación de la resolución pretende neutralizar”, según señala la resolución.

En esas declaraciones al diario La Nación, en una entrevista publicada el fin de semana pasado, Otranto había señalado que la “hipótesis más razonable” de la causa era que Maldonado se podría haber ahogado en el río, en el marco del operativo de Gendarmería del pasado primero de agosto.

Según la resolución, esta opinión del magistrado “cuando aún la causa de la desaparición de Maldonado se encuentra en pleno trámite de investigación, habilita a generar en la familia de quien aparece como víctima el comprensible temor de que el juez tiene ya una opinión formada sobre el caso”.

En el fallo, la Cámara citó la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación respecto del vínculo entre los pedidos de recusación y las garantías del debido proceso y recordó también que “para la Corte Europea, la imparcialidad del juzgador se compone de elementos subjetivos y objetivos”.

“Si bien la imparcialidad subjetiva del juez en el caso concreto se presume, la imparcialidad objetiva exige que el tribunal o juez ofrezca las suficientes garantías que eliminen cualquier duda acerca de la imparcialidad observada en el proceso”, añadió.

Con los fundamentos reseñados, la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia resolvió apartar al juez Otranto de la causa que investiga la desaparición forzada de Santiago Maldonado y también de la causa “en la que tramita la acción de habeas corpus” por el mismo caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *