Policiales

Apareció muerto después de tomar una “jarra loca” en una fiesta con mujeres

La Justicia investiga la muerte de un vigilador privado que apareció fallecido en la casa de un amigo en el barrio porteño de San Cristóbal después de haber ingerido una “jarra loca” con distintas bebidas alcohólicas en una fiesta con mujeres que huyeron con objetos robados, informaron hoy fuentes policiales.

El dueño de la casa estuvo demorado por la Policía pero la sospecha de los investigadores es que las mujeres aún no identificadas pudieron haber actuado con la modalidad de “viudas negras” y ser las responsables de la muerte de la víctima por haber colocado alguna droga en el cóctel de bebidas alcohólicas.

Si bien trascendió hoy, el hecho ocurrió el sábado a la madrugada y fue descubierto en horas de la mañana en el departamento 7mo. “S” de un edificio ubicado sobre la calle La Rioja 1110, en San Cristóbal.

Allí fue encontrado por sus familiares el dueño de casa, identificado como Enrique Estrada (41), en estado de somnolencia en una cama y en la otra apareció muerto un hombre llamado Cristian Ramiro Samaja (29), quien trabajaba como vigilador privado.

Según lo poco que pudo contar Estrada y lo que reconstruyó la Policía a partir de otros testimonios, luego de ir a un boliche, el dueño de casa y Samaja concurrieron al departamento de la calle La Rioja con dos mujeres y allí ingirieron una “jarra loca”, tras lo cual se despertó con todo el departamento revuelto y notó algunos faltantes.

Como Estrada era el único testigo presente en un departamento con un muerto, efectivos de la comisaría 20, con jurisdicción en la zona, hicieron la consulta judicial y lo demoraron por decisión del fiscal de instrucción Carlos Donoso Castex y la jueza en lo Criminal y Correccional 47, Mónica Berdión de Crudo.
Rosa, una vecina del mismo edificio que actuó como testigo del procedimiento, contó hoy al canal C5N que “el departamento estaba todo revuelto” y que el dueño del lugar entró “en estado de shock y se lo notaba muy mal”.

“Me parece que fue un intento de robo, según la propia Policía, porque lo que pasó es que estaba todo revuelto, faltaban cosas de valor de este chico, que en realidad no era el propietario”, relató Rosa.

La mujer, que observó como testigo todo el trabajo de los peritos, reveló que “llamó mucho la atención una jarra con un líquido que Criminalística se llevó para ver de qué se trataba” y agregó que “la médica forense no vio ningún rastro de violencia en la víctima”.

Fuentes judiciales revelaron hoy a Télam que de acuerdo al primer adelanto realizado por los expertos del Cuerpo Médico Forense, en la autopsia realizada sobre el cadáver de Samaja no surgió ningún indicador que se haya tratado de una muerte violenta, por lo que se esperan los exámenes toxicológicos y complementarios.

La sospecha de los investigadores es que las mujeres a la “jarra loca” de bebidas alcohólicas le hayan agregado algún tipo de sedante o droga que le provocó la muerte a Samaja, quien había decidido salir el sábado a la madrugada para festejar su cumpleaños que iba a ser el domingo, pero a él le tocaba trabajar.

Si bien en un principio fue demorado como sospechoso por ser el dueño de casa, la jueza Berdión de Crudo liberó a Estrada en las últimas horas, quien se transformó en un testigo clave para intentar identificar a las mujeres que estuvieron en su casa.

“La familia (del dueño de casa) también estaba mal, porque no entendía nada. Imaginate, se lo estaban llevando preso, con una persona que no conocían fallecida en la cama”, indicó Rosa respecto a la demora de Estrada.

Tras su liberación, el propietario denunció que entre los faltantes que había notado en su vivienda había computadoras y teléfonos celulares.

Además, fuentes policiales aseguraron que al momento de llegar, los efectivos hallaron una mochila cargada con latas de conservas y comestibles que, posiblemente, había sido preparada por las mujeres para robar, pero que la dejaron abandonada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *