Desgarradora historia de una joven anoréxica


18 de diciembre de 2012
________________________________________________________

Con un peso de sólo 25 kilos, una joven extremadamente anoréxica llamada Valeria Levitin es la mujer más delgada del mundo.

Su figura desnutrida y muslos delgados deben servir como una severa advertencia sobre los peligros de los trastornos alimenticios.

Pero lo más preocupante, es que Valeria dice que ella recibe cartas de admiradoras desesperadas por copiar su apariencia esquelética.

La joven de 39 años de edad, dijo: “He recibido correos electrónicos de muchachas jóvenes que quieren que les enseñe a ser como yo”.

“Todas las cartas que he recibido son de mujeres, sobre todo en sus veinte años, que me ven como una especie de inspiración”.

“Es por eso que quiero hacer campaña contra la anorexia. No voy a enseñarles cómo morir. No es un juego, no es una broma, es su vida”.

Valeria, quien desarrolló su trastorno alimentario en la adolescencia, ha optado por hablar sobre cómo la enfermedad ha arruinado su vida – y cómo está desesperada por ganar su batalla con el fin de tener una familia.

“Quiero compartir mi historia para ayudar a los enfermos y sus familias de repetir mi destino”, dice Valeria, quien es originario de Rusia, pero ahora vive en Mónaco.

“Quiero que las jóvenes puedan vivir vidas felices, sanas y significativas. La anorexia me ha hecho solitaria, poco atractiva y repulsiva para la gente que me rodea.”

Su dieta diaria incluye ahora sólo fruta, una pequeña comida de carne y verduras. Hay muchos alimentos que se deben evitar porque no están de acuerdo con su cuerpo más.

Valeria ha estado soltera desde hace una década debido a que su enfermedad “la hace tan miserable”, según sus palabras.

La joven asegura: “Es muy difícil estar en una relación cuando no es posible compartir las cosas normales que hace la gente, como ir a restaurantes o disfrutar de la vida”.

“La gente no quiere estar cerca de alguien que no está en un buen estado de ánimo o que no es optimista”.

“Quieren vivir una vida feliz y no sentirse como si estuvieran atados a esta persona”.

Valeria explica además: “Mi madre tenía miedo de ciar niños obesos como mis parientes. Por eso trató de restringir mi alimentación desde una edad muy temprana”.

A los 16 años, y con un peso de 63 kilos, Valeria se trasladó a Chicago, EE.UU., con su madre y su padrastro. La medida trajo aún más presión para ser delgada.

Y agrega: “El ambiente era muy diferente. Quería ser del agrado de todo el mundo y pensé que si perdía peso, sería aceptada”.

“Empecé a cortar ciertos alimentos de mi dieta – no comer azúcar o carbohidratos”.

“Me quedé atrapado en un círculo vicioso en el que tenía que perder peso para sentirse más feliz conmigo misma”.

“Ahora es casi imposible recuperar el peso que he perdido de nuevo porque mi cuerpo no puede procesar muchos alimentos.”

Cuando un compañero de clase hizo un comentario cruel sobre la figura de Valeria, ella se volvió aún más decidida a perder peso.

Su compañero dijo que para ganar un partido de fútbol había que poner a Valeria en la portería. Eso la destruyó.

Cuando tenía 23 años, la talla de Valeria había caído de un tamaño saludable de 12 a un pequeño tamaño seis.

Y los intentos de entrar en el modelado sólo empeoraron las cosas, porque le dijeron que aún era demasiado gorda.

También, ella soñaba con ser bailarina. Pero a los 24, y con un peso de sólo 36 kilos, se le prohibió bailar por las preocupaciones de que se lesionanara.

“Esta enfermedad no es acerca de ser curado por un médico. Es un problema más profundo que eso, es una falta de armonía entre el cuerpo y el alma”.

“La mejor cura que he encontrado fue cuando me dije a mí misma ‘yo me voy a recuperar’”.

Hoy en día ella toma suplementos para contrarrestar el riesgo de hematomas y evita situaciones en las que pueda caer.

“Me encantaría tener una familia, porque siento que tengo mucho que dar”.

“Pero es obvio que no sería correcto tener un bebé cuando estoy enferma. No sería justo para el niño”.

“Quiero hacer frente a la anorexia. Nunca he renunciado a nada en mi vida y no voy a renunciar ahora”.

“Tengo que ganar, para sentir que mi vida no ha sido en vano.”

Comments are closed.