Traspaso del subte: Problema del “primer mundo” de la Argentina

Por Pedro Henestroza para M24Digital

 

30 de marzo de 2012

 

$ 245 mil millones de dólares de PBI, lo cual dividido por sus 3 millones de habitantes da un total de 81 mil dólares per cápita (PBI per cápita). Es, en efecto, superior a todas las otras ciudades que sí se hacen cargo de su sistema de transporte. Así es la situación económica de la Ciudad de Buenos Aires.

Salir a reclamar inversiones, diálogo para concretar mejoras en el servicio de diversos tipos, parece algo razonable, debatible. Inclusive, discutir la seguridad que se bride en los subtes, un tema no concretado en el que no es ilógico pedir el traspaso de la Policía Federal (aunque sí habría que disolver la Metropolitana, en ese caso), sigue siendo una alternativa digna de una persona razonable.

Tampoco suena mal proponer una Agencia de Transportes Metropolitanos, como pidió Gabriela Michetti y hoy Mauricio Macri.

Pero que el distrito con mayor PBI per cápita (es decir, más plata por persona, para que quede bien claro), y el tercero en riqueza de todo el país salga a decir que no puede hacer como hacen Córdoba, Rosario, Santa Fe (la ciudad), las intendencias del interior de la Provincia de Buenos Aires y prácticamente toda provincia del país (que, excepto 2, tienen menor PBI y menor PBI per cápita que la Capital Federal), parece una broma.

Hablamos de mantener 30 líneas de colectivo y de subsidiar (amén del aumento del boleto inclusive) el subte. Es hilarante salir a pedir un trato igualitario con los subsidios y luego pedir una excepción: que los 40 millones de argentinos paguen con sus impuestos el transporte del sector más rico del país.

Ayer, Macri demostró no tener carácter ni madera de presidenciable, y no podemos más que esperar que seriamente la sociedad condene su atropello, que lo condene por creerse el defensor del federalismo y pidiendo, al mismo tiempo, que vuelva a Buenos Aires el control del puerto (uno de los puntos, si no EL punto, más discutidos en las luchas de 1853, previos a la Constitución Nacional que establece el federalismo).

Ayer, se pasó por encima todo tipo de sentido común con el mayor rejunte de falacias posibles para evitar tomar una situación que, reiteramos, es mucho más sencilla que la que tienen provincias como Río Negro, Salta, Jujuy y Tucumán; ciudades como Córdoba y Rosario; e intendencias del interior de las provincias que se encargan del transporte municipal.

Macri ha demostrado ayer que no está a la altura de las circustancias para dirigir ni una ciudad, ni mucho menos un país, si nos referimos a su propuesta presidencial para el 2015. Esperemos que se rectifique, que asuma lo que le corresponde con los recursos que poseen el resto de las provincias, para lograr un verdadero federalismo. Ojalá recupere alguna parte de mi confianza en su integridad.

pedrohenestroza@m24digital.com

Comments are closed.