Gordo de Goles

Buenos Aires, 21 de febrero de 2012

River enfrentaba a Independiente Rivadavia Mendoza ante un colmado Monumental con la intención de seguir en la senda del triunfo luego de la victoria ante Chacarita.

El técnico realizo el entrenamiento semanal con los mismos onces que habían conseguido los tres puntos el partido pasado y se especulaba con la inclusión de Aguirre, situación que finalmente no ocurrió.

El partido comenzó mostrando a un River dominador pero sin ser profundo mientras el equipo rival aguardaba alguna contra o algún pelotazo.

La primera jugada de incidencia ocurrió a los 10 minutos del primer tiempo. Una jugada por la banda derecha hacia donde atacaba River que Sánchez intento cortar barriéndose para recuperar la pelota. El arbitro, de mediocre actuación, decidió amonestarlo y ante la protesta del jugador, lo expulsó.

Una situación desafortunada teniendo en cuenta que el volante es una carta ofensiva y fue penoso que haya sido expulsado, aunque la acalorada protesta estuvo de más.

 El primer gol llegó a los 27 minutos de la primera etapa, un córner corto del Chori Domínguez que luego de un pase del Cavegol, centró hacia el área para que Ramiro Funes Mori la bajara de cabeza al área chica y Cavenaghi, que buscó la devolución,  definiera al lado del palo.

A partir de aquí y con un jugador menos,  el equipo fue más solido y de este modo el rival ya no tuvo forma de empatar.

El primer tiempo finalizo con este resultado y con el equipo como un claro dominador del cotejo.

En el complemento, River esperó por el rival en su campo de juego buscando una contra que defina el encuentro, aunque por momentos se lo haya visto contra su propia área, no paso riesgo alguno por el esfuerzo de todos los jugadores defendiendo cada intento de ataque del rival.

A los 30 minutos del segundo tiempo y luego de un ataque de la Lepra Mendocina, River contratacó a partir de un corte de Cirigliano que tomo Cavenaghi, este le pasó la pelota a Ponzio que con un cambio de frente rasante, habilito al Chori y desde mitad de cancha inicio una corrida por la banda izquierda, con una bicicleta incluida, para definir al palo derecho y decretar el 2 a 0. Una muestra de como realizar una jugada de contrataque en pocos pases.

Con este resultado, River sepultó las aspiraciones del rival para empatar el partido.

El técnico dispuso cambios e hizo ingresar a Aguirre, a Villalva y a Trezeguet.

River consiguió el tercer gol a los 43 minutos del segundo tiempo.  Una jugada que arrancó con una pase de primera de Trezeguet hacia Abecasis que envió un centro al área para que el franco-argentino, con un gran gesto técnico, cabeceara cambiando la dirección de la trayectoria del balón hacia el palo derecho del arquero (que seria un defensor luego de que Villalva, con un quiebre de cintura, haga expulsar a Josue Ayala por una falta fuera del área). Inatajable.

Así terminó el partido y River quedo como único puntero del torneo.

Debo destacar el trabajo solidario que realizaron todos los jugadores en todas las líneas, luego de la expulsión de Sánchez, para defender.

El trabajo realizado por Cirigliano y en especial por Ponzio, que a mi criterio fue el jugador del partido, demuestra la capacidad que tienen ambos para jugar juntos y el equilibrio que le brindan al mediocampo.

Ponzio mostró todas sus habilidades marcando, corriendo, distribuyendo, relevando, un verdadero león del mediocampo. Ojala que él pueda continuar con este nivel que contagia según pudimos observar el sábado.

A su vez, el Chori y Cavenaghi se complementan en ataque y cuando están en sintonía ambos son muy importantes y desequilibrantes tanto individualmente como cuando realizan jugadas entre si.

Trezeguet ha demostrado ser un jugador con una clase increíble. Desde su ingreso al campo de juego mostró gestos técnicos de un jugador experimentado que puede modificar el curso del partido en una sola jugada.

Por otro lado, me alegró ver al Keko Villalva nuevamente en el campo de juego. Nos demuestra que es una variante muy interesante que genera desequilibrio cuando agarra la pelota como la expulsión del arquero previo al tercer gol.

River dejó en claro que de local se hará fuerte y que, si sigue con el nivel que mostró el sábado pasado, se reducirán las posibilidades de fallar ante el objetivo que nos congrega semana a semana y por el cual abogamos.

El equipo realizó un gran partido con pocas fisuras y aun, con un jugador menos, pudo sacar una amplia ventaja de su rival con una gran actuación de los delanteros que disputaron el partido. Esperemos que este nivel sea nuestro estandarte ya que jugando así, tendremos muchas satisfacciones más allá del resultado, sino que de a poco vemos como se plasma el estilo de juego que Almeyda defiende incansablemente y que busca desde el inicio de su gestión técnica.

La única duda que quedará en la semana de cara a nuestra visita a San Juan es: ¿Pedirá Almeyda el artículo 225 del Maestrico González por Sánchez o por Domínguez? La respuesta estará en la capacidad del técnico para plantear el partido y ver cual será la mejor opción.

Hasta la próxima.

Jonathan Dagna

@JLDagna

Comments are closed.