Crucero hundido: Preocupación en la búsqueda de sobrevivientes (Imágenes)

17 de enero de 2012: Los equipos de rescate del crucero, Costa Concordia,  hundido en las costas italianas, están colocando  explosivos para abrir huecos en el lado de los desaparecidos, aunque las esperanzas de encontrar a alguien con vida se van desvaneciendo.

Las autoridades habían informado anoche que  “hay 29 personas desaparecidas y el número de muertos  podría aumentar”. Esta mañana, los informes que sugerían que habían hallado un séptimo cuerpo fueron desmentidas más tarde.

El  buque cayó aún más en el mar debido a  los fuertes vientos de ayer y ahora está más acostado.

Existe el temor de que el buque-precariamente encaramado se podría romper por completo y caer en picada a cientos de metros hasta el fondo del Mediterráneo. También existe la preocupación de que, si el buque se desplaza ligeramente, podría perforar sus tanques de combustible.

El guardacostas Marco Brusco, dijo anoche  para  la televisión italiana que “Desconocen el paradero de 25 pasajeros y cuatro tripulantes  después de tres días de que el buque se estrellara contra un arrecife  en la costa toscana”.

Informaciones previas indicaron que sólo 16 personas estaban desaparecidas.

A pesar de la amenaza de una catástrofe inminente, los equipos de rescate reanudaron la búsqueda de los 29 pasajeros que aún se desconoce, aunque la búsqueda fue suspendida al caer la noche.

Los servicios de emergencia confirmaron que todas las áreas de la línea que están sobre el agua ya se había buscado, lo que indica débiles esperanzas de encontrar más sobrevivientes.

Una niña italiana de cinco años y su padre que estaban entre los pasajeros siguen desaparecidos.

La sexta víctima fue un hombre, que se encontraba  en un pasillo en la parte de la nave que estaba por encima del agua, y  todavía llevaba puesto su chaleco salvavidas de color naranja.

Otros muertos confirmados son dos hombres, de 86 años  y de 68 años, descubiertos cerca del restaurante.

También  confirmaron la muerte  de dos pasajeras francesas y  un miembro de la tripulación Tomas Costilla Mendoza de origen peruano.

Además  fueron confirmados por la hija, la desaparición de dos  estadounidenses  que estaban ‘pasando las vacaciones de su vida’, Gerald y Barbara Heil, de White Bear Lake, Minnesota.

Las últimas personas con vida fueron  rescatadas el domingo.

El capitán Francesco Schettino se dice que “está bajo estrecha vigilancia mientras se enfrenta a las acusaciones de haber abandonado el barco antes de asegurar que las 4.200 personas a bordo fueran evacuadas a salvo”.

Creen que el Capitán Schettino navegaba tan cerca de la costa porque  quería saludar  a un amigo del cocinero.

Otra versión es que “Intentaba saludar  a un ex comandante del crucero,  Mario Palombo quien se retiró en 2006 debido a la mala salud y cuya familia era originaria de Giglio”.

Los propietarios italianos de la nave, Carnaval CEO Micky Arison, emitió una declaración el domingo diciendo que “parecía ser un error significativo humano,  por parte del capitán, Francesco Schettino ‘, que dio lugar a estas graves consecuencias”.

En el comunicado: agregan que “El buque parecía estar  demasiado cerca de la costa, y a juicio del capitán en el manejo de la emergencia parece no haber seguido los procedimientos estándar de Costa”.

“En este momento, nuestra prioridad es la seguridad de nuestros pasajeros y la tripulación. Estamos profundamente entristecidos por este trágico suceso y nuestros corazones están con todos los afectados por la puesta a tierra del Costa Concordia y en especial a los familiares y seres queridos de aquellos que perdieron la vida”.

De acuerdo con el Código de Navegación italiana, un capitán que abandona una nave en peligro puede enfrentar hasta 12 años de prisión.

El comandante de la Guardia Costera. Filippo Marini dijo que “los buzos habían recuperado la llamada ‘caja negra’, con la grabación de los datos de navegación”.

Comments are closed.