¿Qué es el nuevo Estatuto del Peón Rural?

 Por Pedro Henestroza para M24Digital

 

17 de diciembre de 2011

 

En los sectores rurales crece el nerviosismo por el proyecto de ley que pasó al Senado para la creación de un nuevo Estatuto del Peón Rural similar al otorgado en 1944 bajo el gobierno dictatorial de Edilmiro Farrel. ¿En qué consiste?

Comencemos por hacer memoria de lo que significa este estatuto. En 1944, a instancias de Juan Domingo Perón, Farrel establece por decreto la normativa, que es luego reafirmado por la ley 12.921 en 1949, generando uno de los tantos enfrentamientos entre las patronales rurales y el peronismo.

Es precisamente esa iniciativa la que fomenta la organización de los peones, inicialmente, en la Federación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores, que luego tomará su nombre actual, Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores.

En 1980, mediante un decreto de la dictadura militar, se deroga dicha legislación y se cambia por un régimen de Trabajo Agrario que quita muchos de los privilegios otorgados a los trabajadores rurales.

El nuevo Estatuto del Peón Rural es, prácticamente, una copia del anterior, aunque introduce normativas propias del Siglo XXI y, particularmente, formas típicas de manejarse por parte de los gobiernos kirchneristas con respecto a la negociación entre sindicatos y patronales.

Por empezar, se prohíbe emplear a menores de 16 años en cualquier área, se fija una licencia por paternidad de 15 días y se establece un nuevo régimen previsional para el peón que reduce la edad de jubilación a los 57 años.

Asimismo, se les reconocen a los trabajadores rurales remuneraciones mínimas que determinará el Consejo Nacional de Trabajo Agrario y que no podrán ser menores al Salario Mínimo Vital y Móvil (en varios casos lo eran), fija períodos y lugares de pagos.

Además, prohíbe pagar de otra forma que no sea en moneda vigente, establece bonificaciones por antigüedad, prohíbe deducir del salario el valor de las mercaderías que se proveen para el trabajo, que la jornada laboral supere las 8 horas y las 44 semanales y regula el trabajo en horario nocturno.

También se establece el reconocimiento de las horas extras, el descanso semanal, obliga a garantizar condiciones de higiene y seguridad a los empleadores, a proveer de ropa de trabajo a los peones.

El punto que más choques tiene es la reforma del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE).

En la actualidad, dicho organismo se encuentra conformado por 4 representantes del sindicalismo y 4 del sector patronal (Sociedad Rural Argentina, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Federación Agararia Argentina y CONINAGRO). Controla el ingreso a la formalidad de los trabajadores rurales y las condiciones de trabajo.

El proyecto de ley establece, en cambio, la creación del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (RENATEA), en el que, además de los 8 miembros actuales, habrá un director y subdirector nombrados por el Ministerio de Trabajo. El ente será, también, autárquico, pero contará, de esta manera, con el visto del Gobierno Nacional para desempeñar tareas fundamentales a la hora de la formalización laboral.

Es lógico, en este punto, que tanto patrones como sindicatos peleen por no relegar el control sobre este organismo. En los hechos, el Poder Ejecutivo podría arruinar cualquier tipo de acuerdo “por debajo de la mesa” que existiera entre ambos bandos, tanto positivos como negativos, por considerarlos fuera del orden del ente.

El Estatuto del Peón pone de relieve, entonces, disputas políticas que van más allá del bienestar de los trabajadores.

Comments are closed.