El milagro del niño somalí desnutrido (Ver imágenes)

 

 

11 de noviembre de 2011: Minhaj Gedi Farah, es el niño que M24Digital había presentado como una de las víctimas de los niños refugiados que huía de la hambruna en Somalia (nota anterior).

La madre del niño había perdido las  esperanzas de que, su hijo, el bebé somalí esquelético continuara con vida.

Sin embargo, semanas de alimentación intensiva, lo transformaron en un niño regordete con sus mejillas destacadas.

Este milagro se debe  a los grupos de ayuda que realizan eventos para recaudar fondos de Nueva York organizado por el Comité Internacional de Rescate.

A los siete meses de edad,  Minhaj, en el mes de julio,  ingresó en el hospital del Comité Internacional de Rescate en el complejo de refugiados de Dadaab, desnutrido, con una anemia severa, y su peso era de tan sólo de 3,1 kilogramos (6,83 libras).

Los padres del niño indicaron que “estaban  muy contentos y agradecidos por el trato que recibió. Se está haciendo muy bien”.

La doctora Humphrey Musyoka y la jefa de enfermeras-nutricionista Amin Sirat, fueron quienes trataron al niño, y comentaron que cuando lo revisan, “Minhaj ríe  y ríe,  se ve claramente que está disfrutando de toda la atención que está recibiendo”.

Sirat agregó que “no puedo expresar lo que sentimos cuando lo volvimos a ver, hemos visto a un niño completamente diferente”.

El hambre se cobró la vida de decenas de miles de niños somalíes este año, pero la ONU dijo que a pesar de las restricciones impuestas por los insurgentes islamistas, las fuertes lluvias y la lucha, las agencias de ayuda están ampliando su alcance.

La ayuda alimentaria está llegando a 2,2 millones de somalíes de los  4 millones que lo necesitan, dijo la ONU.

El Fondo de la ONU para la Infancia dijo que “alrededor de 168,0000 niños con desnutrición aguda  son menores de 5 años y podrían morir en cuestión de semanas”.

Están preocupados por las enfermedades infecciosas como el sarampión, el cólera y la malaria, especialmente en los campos sucios y abarrotados en la capital, Mogadiscio.

Hannan Sulieman, representante adjunto de UNICEF para la misión de Somalia informó que “el hambre no terminó. Los niños están muriendo día a día. La desnutrición está muy por encima de los niveles de emergencia por más de 10 años”.

“Su organización tiene  la intención de mantener los actuales niveles de ayuda hasta el año próximo agosto o septiembre, cuando Somalia tenga una larga cosecha  con lluvias”.

“El hambre es la peor emergencia que golpea a Somalia durante una generación. La ONU hizo un llamamiento a 1 mil millones y tiene779 millones de dólares, hasta ahora”.

Comments are closed.