Terribles imágenes de niños en un campamento de refugiados

27 de julio de 2011: En el Cuerno de África, en un campamento de refugiados, se pueden observar estas terribles imágenes, y que parece imposible que en el siglo XXI existan.

Mihag Gedi Farah, el niño de la imagen, pesa tan sólo siete libras, el peso de un bebé recién nacido y que con sus ojitos abiertos y las costillas que parecen brotar de la piel observa a la cámara sin saber qué está pasando.

Y, lamentablemente, Mihag es sólo uno de los 800.000 niños que en cualquier momento podrían morir en toda la región por la peor sequía en décadas que está asolando en Somalía.

Muchos niños mueren de hambre y los adultos permanecen en el país, lejos de los alimentos, y los médicos en hospitales de campaña en los campos de refugiados en Kenia y Etiopía, hacen lo que pueden con las escasas provisiones.

Sirat Amina, una enfermera, nutricionista con el Comité Internacional de Rescate, indicó que “Mihag tiene sólo una probabilidad de 50-50 de sobrevivir”. “El niño debe pesar tres veces de su peso actual”.

La madre, Asiah Dagane, dijo: “En mi mente, yo no soy así. Mi bebé está enfermo. En mi cabeza, yo también estoy enferma. “

Una enfermera del campamento, dijo que “Mihag padece de una desnutrición severa. Nunca se lo decimos a las madres porque tratamos de darle esperanzas”.

Dagane trajo a Mihag y a sus cuatro hermanos de Kismayo a Kenia después de que todas sus ovejas y el ganado murieran y su viaje duró una semana.

Actualmente hay decenas de miles de somalíes que huyen del hambre, muchos de ellos a pie, de Kismayo y Mogadiscio, la capital.

La ONU estima que “más de 11 millones de personas en el este de África se ven afectados por la sequía, con 3,7 millones en Somalia, entre las más golpeadas por la guerra civil que afecta al país”.

La prolongada sequía de Somalia se convirtió en una hambruna, porque ni el gobierno ni muchos organismos de ayuda pueden operar en zonas controladas por Al Qaeda.

Las organizaciones de ayuda como el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas no pueden acceder a las zonas bajo control de los militantes de Al Shabab, que asesinaron a los trabajadores humanitarios.

La ONU manifestó que “Están tratando de que por medio de un puente aéreo de emergencia lleguen por lo menos ayuda a 175.000 de los 2,2 millones de somalíes”.

En cuatro distritos en el sur de Somalia, la ayuda podría comenzar mañana, pero el transporte es un obstáculo importante, porque las minas terrestres cortaron carreteras y una pista de aterrizaje se encuentra en mal estado.

La ONU intenta reunir 1.6 billones de dólares en los próximos 12 meses para sostener los esfuerzos de ayuda en el Cuerno de África y 300 millones en los próximos tres meses.


Comments are closed.