Peleando por pelear, ¿o para ganar?

Ciudad de Buenos Aires, 12 de abril de 2011

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está subiendo los niveles de conflictividad en todo aspecto desde hace algunas semanas. Hoy, Larreta reclamó a la CGT que “cumpla con lo que dice la ley” para hacer el acto por el Día del Trabajador.

El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, indicó que la Confederación General del Trabajo (CGT) debe pedir autorización para interrumpir el tránsito el 29 de abril, en el marco del festejo por el Día del Trabajador.

“Hay que pedir autorización. Todavía, por lo menos hasta ayer, no recibimos ningún pedido”, indicó Larreta, quien amenazó al explicar que “cuando no se reciben pedidos, se hace la denuncia”.

El precandidato a jefe de Gobierno continuó su tenue amenaza aclarando que “en varios casos, por no haber pedido permiso, los fiscales pusieron penas de trabajo comunitario a la gente que hace cortes sin pedir permiso”.

La autorización para realizar una marcha o un acto que interrumpa el tránsito puede ser solicitada hasta 3 días antes del evento, explicaron fuentes policiales a M24Digital, sin embargo se comienza a reclamar semanas antes. ¿Por qué?

Es que el continuo conflicto no logra más que poner una cara frente a los medios, y una cara que compite hacia adentro y afuera una candidatura. Rodríguez Larreta necesita la popularidad para ser elegido representante electoral del PRO por sobre Gabriela Michetti; y para ganar en agosto las elecciones, claro está.

Sin embargo, no me crea a mí, simplemente véalo usted. Horacio debe ser el jefe de Gabinete más mediatizado en mucho tiempo, incluso supera al ya polémico funcionario nacional Aníbal Fernández.

Además de esta queja, realizada de forma radial, Larreta ya apareció en la televisión hablando del conflicto de la Policía, y los paros en los hospitales. Tuvo inclusive más minutos al aire que el propio jefe de Gobierno porteño.

A veces, conviene mirar el cuadro más grande para comprender que no siempre todo problema es tan profundo y real como parece. Ay, Horacio, ¡que pícaro lo suyo!

Pedro Henestroza, redactor de M24Digital

Comments are closed.