Boca le ganó a River 2 a 0 con justicia en el primer Superclásico del año

Mar del Plata, 22 de enero de 2011

Boca derrota a River 2 a 0 con goles del juvenil Nicolás Colazo y Martín Palermo, en el primer Superclásico del año en Mar del Plata.

En el comienzo del partido se pudo ver mejor a River, desbordando por las puntas con las buenas acciones de Pereyra, Lamela y Lanzini. Pero rápidamente Somoza y Rivero se harían dueños del mediocampo y el partido sería a pedir de Boca.

El primer gol fue a los 10 minutos del primer tiempo, después de una jugada de Mouche por izquierda, quien descargó para Chávez y tras el centro, Palermo, quien no pudo contener, habilitó a Colazo. El pibe, que usa la 10 en ausencia de Riquelme, definió de zurda cruzado.

River tuvo la oportunidad de empatarlo a los 21 con un disparo de Alexis Ferrero tras un corner de la derecha. El de River quedó solo en el área pero el disparo fue a la posición de García, quien tiene el mérito de no haber dado rebote.

A los 23, y mostrando la impotencia del conjunto de JJ López, Matías Almeyda le cometió foul a Palermo desde atrás. La patada del capitán de River, de pobre primer tiempo, dio en el tobillo del capitán xeneize. El 5 fue amonestado por la acción.

A los 32, el gran goleador tuvo su revancha puso el segundo conectando un centro de Clemente Rodríguez. El cabezazo del 9 fue grandioso y el esfuerzo de Carrizo no alcanzó.

Los intentos de River para descontar fueron en vano en la primera etapa. Pavone se perdía entre la defensa de Boca y a Lamela le costaba traspasar el ‘muro’ impuesto por el esquema de Falcioni.

En el segundo tiempo Boca se refugiaría en su mediocampo para aguantar la venida de River, que sin embargo se quedaba sin ideas.

A los 47 y a los 48 lo tuvo Boca con dos buenos pelotazos de afuera del área por parte de Rivero y Colazo respectivamente.

Momentos después, Carrizo tuvo que vestirse de superhéroe para salvar a River de dos ocasiones claras de gol ante Palermo. La primera un cabezazo al segundo palo, con una gran estirada. La segunda tapando un mano a mano cuando la defensa millonaria pensó que el delanero había quedado en posición adelantada.

River apresuró sobre el final del partido, pero se encontró con un sólido Boca atrás, y la gran figura del arquero Javier García, que salvó ante Lanzini a los 61, ante Lamela en un tiro libre a los 81, y luego en un córner puro reflejo, demostrando que es el arquero titular de Boca y que, tal como lo había dicho él mismo, el que tiene que ganarse el puesto es Lucchetti.

Así se fue el primer Boca-River del año. Con una gran actuación del equipo de Falcioni basado en el mediocampo, y la voluntad de correr cada una de las pelotas como si fuera la última.

Comments are closed.