Diplomáticos de Estados Unidos consideraron que Luiz Inacio Lula da Silva era manipulado por Hugo Chávez y Evo Morales


31 de diciembre de 2010: Según cables filtrados por el portal Wikileaks, “Diplomáticos de Estados Unidos consideraron que el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva era manipulado por los mandatarios Hugo Chávez, de Venezuela, y Evo Morales, de Bolivia”.

Según los informes “Lula es visto cada vez más como alguien manipulado y engañado por sus hermanos Chávez y Morales, al analizar la blanda reacción del mandatario brasileño a la ocupación militar de una refinería de Petrobras en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, ordenada por Morales”.

El diario brasileño O Globo publicó , que “tuvo acceso a alrededor de 16 cables filtrados por Wikileaks”, “y  la reacción de Lula a este hecho fue calificada de “absurdamente blanda”, “anodina”, “insípida”, “anémica” e “inepta”.

Los cables enviados de la embajada estadounidense en Brasil al Departamento de Estado, y que corresponden desde  diciembre de 2005 a noviembre de 2009,  manifiestan  además “contactos sostenidos entre la embajada de Estados Unidos en Brasilia y la cancillería brasileña, y sostienen que los brasileños estarían convencidos de que Chávez actuó para radicalizar las acciones de Morales contra las refinerías de Petrobras en Bolivia”.

Uno de  los  informes confirma que “el canciller Celso Amorim trató de disipar los temores estadunidenses a una alianza de Brasil con el ‘eje del mal’ conformado por Morales, Chávez y el presidente de Cuba, Fidel Castro, Y según el ministro “Brasil es Brasil. No hay razón para preocuparse”.

En otro de los informes indican que, “la embajada estadounidense relata un contacto con el subconsejero de Lula para Asuntos Internacionales y actual embajador de Brasil en La Paz, Marcelo Biato, quien recomendó a Washington seguir el ejemplo del gobierno de Lula y adoptar una postura de ‘paciencia estratégica’ frente a la nacionalización del petróleo dictada por el presidente boliviano”.

Según  Biato “Este es un juego de póquer, en el que los intereses de Brasil son grandes, pero el potencial de pérdidas para Bolivia es mucho más grande”,  y dejó  bien claro que “Brasilia no alimentaba simpatías frente a las actitudes de los gobiernos de Bolivia y Venezuela”. “¿Qué podemos hacer? No podemos elegir a nuestros vecinos. No nos gusta el modus operandi de Chávez ni las sorpresas de Morales, pero tenemos que tratar con estos dos tipos de alguna manera y mantener viva la idea de integración regional”.

Y otro informe  se refiere al  encuentro con el entonces embajador de Estados Unidos en Brasilia, Clifford Sobel, el jefe de Departamento de Sudamérica de la cancillería brasileña, Joao Pereira Pinto,  y se comparó a Chávez con “un alumno rebelde que es popular sólo porque sus payasadas crean problemas al maestro”.

Comments are closed.