El milagro de un rostro desfigurado por un tiro de escopeta

El Daily Mail publicó el milagro de Chrissy Steltz: Tenía tan solo  16 años de edad cuando su  vida cambió para siempre cuando su rostro fue impactado por el tiro de una escopeta.

Los médicos dijeron que era un milagro cuando logró sobrevivir, pero quedó con la cara desfigurada totalmente.  Cuando despertó le dieron la terrible noticia de que no volvería a ver ni a oler. Además, también perdió parte del sentido del gusto y del oído.

Un grupo de amigos, que habían bebido demasiado, se pusieron a jugar con una escopeta robada. Sin querer, le dispararon a la cara. Steltz perdió sus ojos, su nariz y gran parte de su cráneo. Logró sobrevivir  tras entrar en coma y permanecer hospitalizada durante seis semanas.

Cuando asimiló todo lo que le había ocurrido, Sletz decidió actuar: aprendió a leer en braille y a manejarse por sí sola con la ayuda de un bastón, durante una de sus clases en una escuela para ciegos conoció a su pareja.

La joven norteamericana estaba decidida  a no dejar que afecte su vida,  se casó y tiene un niño.

Pero, la nueva madre no permitía que su hijo le viera la cara, para no asustarlo,  así que llevaba una máscara para dormir  que le cubría el agujero abierto en los ojos y la nariz.

Luego de once años de una intensa lucha, un grupo de médicos logró crear una prótesis que se adapta perfectamente a ella y que coincide, en la medida de lo posible, con sus facciones anteriores al accidente. Para ello, tuvieron en cuenta fotografías de entonces.

Ahora, dieron a conocer su nuevo rostro a amigos y familiares, y pudieron comprobar  que su hijo no se asusta al verla.

El doctor  Eric Dierks, un cirujano maxilofacial,  fue quien trabajó con la paciente durante 11 años para crear la prótesis.

El profesional  había manifestado que  “La explosión removió el contenido de su cavidad del ojo izquierdo, le quitó la nariz y las estructuras de soporte media de la cara y dañó su ojo derecho en la medida en que perdió la visión. Es única con una lesión de esta magnitud a la parte media de la cara que elimina la visión de ambos ojos, y la nariz”.