Sismólogos de Estados Unidos crean una ‘red de cazaterremotos’

cazaterremotos-
Elizabeth Cochran, investigadora de la Universidad de California en Riverside, junto al profesor Jesse Fisher Lawrence de la Universidad de Stanford y otros sismólogos crearon ‘un original sistema para medir movimientos sísmicos utilizando ordenadores normales y corrientes’.

La investigadora y sus colegas utilizaron acelerómetros, unos pequeños dispositivos que se encuentran en numerosos aparatos electrónicos y que permiten, por ejemplo, que la imagen en la pantalla del iPhone gira cuando damos la vuelta al aparato o que el mando de la Wii nos permita simular una partida de bolos o un juego de tenis, además son  también componentes frecuentes en muchos ordenadores portátiles y su función es, precisamente, detectar movimientos bruscos y reducir daños si el aparato cae por ejemplo al suelo.

Cochran  y su equipo con la  ayuda de más de mil voluntarios de todo el mundo que ofrecieron su colaboración y sus computadoras, crearon lo que llaman “Quake-Catcher Network”, algo así como “red de cazaterremotos” y están recabando importante información sobre los movimientos sísmicos que cada día se producen en el planeta.

Cochran  manifestó que “La red está suministrando datos adicionales para las redes sísmicas. Además, nos permite almacenar información sobre terremotos a una escala que nunca se había producido antes debido al alto coste de los equipos”.

Además explica que “los sensores sísmicos tradicionales cuestan entre 5 y 10 mil dólares cada uno, los sensores para portátiles son gratis y los usuarios de ordenadores de sobremesa pueden incluso incorporarse al programa comprando un acelerómetro para integrar vía puerto USB por sólo 50 dólares”.

Y que “los usuarios sólo tienen que descargar un programa de software y su ordenador transmitirá información automáticamente a los investigadores en caso que se produzca un temblor de tierra de más de 4.0 grados”.

La red, por el momento no tiene todavía  la dimensión suficiente como para permitir detectar temblores con antelación basándose en las ondas suaves que suelen preceder a un gran movimiento sísmico, pero sus creadores piensan  que “esto será posible algún día, suministrando a residentes de las zonas afectadas al menos unos valiosos segundos para ponerse a salvo”.

Jesse Fisher Lawrence, investigador de la Universidad de Standford,  declaró a los medios que “la red tiene ya sensores en 67 países, entre ellos España y varios países latinoamericanos como México, Colombia, Bolivia, Ecuador y Chile”.

Además agregó que “Recientemente colocamos 100 nuevos acelerómetros en Chile entre las ciudades de Concepción y Santiago para medir réplicas tras el terremoto de 8,8 grados que asoló esta región en febrero”, y que “Estamos interesados en tener sensores en todos los sitios donde suele haber temblores, incluyendo muchos países de Centro y Sudamérica”.

El investigador reconoce que “el programa aún no es perfecto y que sus sensores son menos sensibles que los tradicionales, pero la posibilidad de disponer de una extensa red hace que su potencial sea muy superior. Incrementamos la exactitud de la red teniendo más sensores de que es posible con la tecnología tradicional”,  y que  “La tecnología de sensores y ciberinfraestructura están avanzando rápidamente, haciendo esta red cada vez mejor”.

Comments are closed.