Muerte, misterio, y destrozos en el penal de Río Cuarto

robledo

Un recluso de 26 años apareció muerto ahorcado en su celda de la cárcel de Río Cuarto. A raíz de esto los un grupo de 150 personas allegadas al hombre y otros internos se acercaron al penal y no conformes con la versión oficial de suicidio, causaron un destrozo.

Los familiares Silvio Robledo insisten que el muchacho “fue asesinado” y que “lo dejaron morir”. Furiosos, se acercaron a la Unidad penitenciaria y arrojaron piedras, realizaron pintadas y agredieron a los guardias.

Fue alrededor de las 17.30 frente al penal del sur cordobés, varias personas se acercaron y comenzaron a arrojar piedras que destrozaron los vidrios del portal principal.

A su vez, familiares de otros detenidos denunciaron que dentro de la cárcel funcionan “nichos” de reclusión donde los reclusos son “ferozmente golpeados”.

Se quemaron cubiertas en la calle y se vieron banderas pidiendo justicia. El tráfico en la zona quedó totalmente obstruido.

También pintaron con aerosol las paredes del lugar con las frases “Milicos hijos de putas” y “Asesinos de Silvio”.

Fernando Moine, fiscal de la causa, y el juez de Ejecución Penal Ezequiel Berrenechea que intervino en el interior de la cárcel, aseguran que no hubo irregularidades en la versión de la policía.

Moine manifestó que la autopsia realizada sobre Robledo confirma la muerte por “asfixia por ahorcamiento”, y que no se advierten lesiones externas por supuestos golpes.

En las próximas horas citarán a los reclusos para aportar testimonios sobre el hecho.

Un guardia del penal resultó herido, aunque de levedad.

Llama la atención un accionar interno: El jefe del Servicio Penitenciario de Córdoba, Juan María Bouvier, confirmó que “a pedido de algunos presos por problemas de convivencia” se realizaron siete traslados.

Comments are closed.